• Los alumnos temen por su vida, el pasado viernes muy cerca del plantel alguien depositó una granada
  • El gobernador, Antonio Echevarría García y el titular de los SEPEN, se han negado a darles respuestas positivas

Por Apostador de Cuacos

El pasado viernes 15 de junio de 2019, me enteré de que los alumnos de la Unidad UPN-181 abordaron al gobernador del Estado, Antonio Echevarría García, a quien le plantearon el problema que tienen con la directora, Rosaura Inda Ramírez. Lo raro del caso es que Toño dijo no saber del problema ni de la existencia de la Unidad. Los muchachos le explicaron dónde estaba la Unidad y cuál era el servicio que prestaba. El gobernante llamó al director de SEPEN para que se encargara de solucionar dicho conflicto. Se acercó un poco controvertido José Francisco Contreras Robles, porque debo decir, que dos días antes había tratado con los alumnos de que mandarían un director interino e inmediatamente iniciarían una auditoría. Los muchachos aceptaron levantar el paro; sin embargo, algo abortó el trato que ya se había hecho; porque el director de SEPEN decía que fuera un trato de hombres, de caballeros.
Toño Echevarría deja el problema en manos de las autoridades de SEPEN; pero ya los alumnos están buscando puentes que los lleven a Andrés Manuel, porque han observado colusión entre la Dirección escolar, SEPEN y el sindicato.
Y para hacer más álgido el problema; el pasado viernes los militares recogieron una granada no detonada de muy cerca del edificio de UPN; de entre la barda de la escuela y las vías del ferrocarril.
Es de llamar la atención que se haya encontrado ese artefacto precisamente en este momento. Y también, que los militares hayan vertido dicha información. O cómo se enteró Tello?
A quiénes favorece meter miedo a los muchachos paristas?.
Lo peor de todo sería, que en dicha estrategia hubiera participado alguien que no congenia con el paro. Sería una práctica fascista; que el gobierno no debe permitir.
Pero tampoco al gobierno de Toño Echevarría le conviene seguir protegiendo la ineptitud de la actual directora de la Unidad UPN.
Por salud y buena estrategia; además de proteger el derecho de los estudiantes, se debe poner un director interino y hacer la auditoría.
Espero mi opinión (que también es la de muchos), llegue a Toño Echevarría o, alguno de sus asesores.