• Preocupa a padres de familia que las autoridades de Salud y de Educación sean negligentes en atender este grave problema de salud pública

Por: Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit.- Jueves 07 de noviembre del 2019.- Alarma en la escuela Primaria Paulo Freire por brote de Hepatitis A entre los alumnos, irresponsablemente, los directivos sólo aplican como medidas “preventivas” tomar agua en conos y aplicar gel en las manos de los menores, denuncian padres de familia.
Los angustiados padres de familia están desesperado por la falta de atención y seriedad por parte de las autoridades del Sector Salud y de la Secretaría de Educación quien debe estar vigilante de los planteles privados, como es el caso de esta institución.
Hace un mes, se presentó el primer caso de este padecimiento en un pequeñito de tercer grado y ante los reclamos de los padres, los directivos aseguraron que se tomaron todas las medidas para frenar el contagio pero al paso de los días, la situación empeoró.
Y es que en esta misma semana, se registraron tres nuevos casos, en el grado de cuarto de primaria y la decisión fue suspender las clases para los estudiantes de este salón.
Ante el temor de que los menores se enfermen, ya se registra ausentismo escolar en todo el plantel ubicado en pleno centro de Tepic porque los padres de familia decidieron no enviar a sus hijos como medida de prevención.
Urge que las autoridades tomen cartas en el asunto antes de que se registre una epidemia en el plantel debido a que los pequeñitos toman sus alimentos en este lugar y se sospecha que ahí es la fuente de contagio.
Según los especialistas, entre las principales vías de transmisión de la Hepatitis A es el consumo de productos contaminados por el virus.
La cifra podría incrementarse porque el último caso registrado es el de una niña que asistió a clases pero por la tarde, el laboratorio le entregó los resultados donde salió positiva a hepatitis A, es decir, estuvo en contacto con sus compañeritos de clases durante todo el día.
Los maestros, solo atinaron a informar a los padres de esta situación para que estuvieran “monitoreando” a sus menores hijos pero de aplicar medida más drásticas, nadie sabe nada.
La Secretaría de Salud, brilla por su ausencia, no ha realizado ningún cerco sanitario, limpieza profunda, verificación del área donde preparan los alimentos o emitido recomendaciones, por lo tanto, los casos continúan en aumento.