Denuncian barras y asociaciones de abogados que el gobernador panista, Antonio Echevarría García y su tío, el líder del Congreso, Leopoldo Domínguez González, nunca han movido un solo dedo para que se haga justicia a las familias despojadas de sus bienes

Piden a la FGR que investigue las complicidades, entre el gobernador, el líder del Congreso, el Fiscal, y los notarios Arturo Luna López y Héctor Velázquez Gutiérrez

Por: Servio Tulio Berumen
Tepic, Nayarit.- Lunes 07 de octubre del 2019.- El Fiscal General de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero, debe abrir una investigación por delitos graves contra el gobernador panista, Antonio Echevarría García, su tío, el líder panista de la XXXII Legislatura, Leopoldo Domínguez González, contra el Secretario General de Gobierno, Antonio Serrano Guzmán y contra el expresidente del Colegio de Notarios de Nayarit, Arturo Luna López, por estar vinculados a la banda del exfiscal, Edgar Veytia, sentenciado a 20 años de prisión por delitos de narcotráfico por una Corte de Nueva York, exigieron integrantes de las barras y asociaciones de abogados del Estado de Nayarit.
Luego, de que el Vocero de la Comisión de la Verdad, Rodrigo González Barrios, alborotara la gallera, denunciando públicamente que el Líder del Congreso del Estado, Polo Domínguez González y el Secretario General de Gobierno, Antonio Serrano Guzmán, participaron activamente en la “imposición” de Edgar Veytia, como Fiscal del Estado de Nayarit en el 2013, sin importarles que éste hubiera presentado papeles falsos expedidos presuntamente por la Universidad del “Alica”.
Los abogados, consideran, que Polo Domínguez, está metido “hasta las manitas” en este chiquero de corrupción, ya que no sólo participó como diputado en el 2013 para “IMPONER” a Edgar Veytia, como Fiscal, sino que también cuatro años después, en diciembre de 2017, ya como Presidente de la XXXII Legislatura, “IMPUSO” como Fiscal General del Estado a Petronilo Díaz Ponce Medrano, de quien se presume es “ahijado”, no sólo del Exgobernador, Toño Echevarría Domínguez, sino también de Edgar Veytia.
Ya que hay que recordar, explicaron los abogados, que Petronilo Díaz Ponce Medrano, no solo nació en la cabecera municipal de Compostela, sino que también ahí mismo operaba su Notaría Pública, por medio de la cual conoció a Edgar Veytia, quien se casó ahí mismo en Compostela con la hija de Agustín Cambero Vizcaíno y Alicia Monroy Lizola, ambos exalcaldes de Compostela.
Por eso, ahora que Polo Domínguez -que es tío del gobernador, Toño Echevarría García- llegó como Presidente de la Comisión de Gobierno de la XXXII Legislatura, simplemente le llegaron las órdenes del papá del gobernador, Antonio Echevarría Domínguez, para que impusiera a Petronilo Díaz Ponce como Fiscal, ya que por años ha sido su fiel empleado y abogado del grupo Àlica.
Es necesario mencionar aseguran las fuentes, que es a Roberto Sandoval y a Edgar Veytia a quienes Antonio Echevarría García, les debe la gubernatura que hoy ostenta, a cambio de impunidad y que les cuidara la espalda, lo que ha cumplido cabalmente.
A esto se debe precisamente, que después de dos años del gobierno de Antonio Echevarría, no haya interpuesto ninguna denuncia en contra de Roberto Sandoval y su “cártel de la gente”, las únicas denuncias que existen son de particulares que fueron despojados de sus propiedades, pero el gobierno del estado no ha iniciado ninguna carperta de investigación por el daño que Roberto Sandoval causó a las arcas públicas del estado por más de 2 mil millones de pesos. Toño siempre ha evitado actuar directamente en contra de Roberto, por los acuerdos ya mencionados.
Los abogados, detallaron, que por órdenes del ex gobernador, Roberto Sandoval Castañeda, Petronilo Díaz Ponce Medrano, en cuanto llegó a la Fiscalía General del Estado, “congeló” las 400 denuncias penales que interpusieron -respetables familias nayaritas- por los delitos de despojo, fraude y falsificación de firmas y sellos notariales entre otros delitos, contra la banda delictuosa de notarios públicos encabezada por los “Notarios Roba viejitas”, Arturo Luna López, titular de la Notaria Pública número 6 y Héctor Velázquez Gutiérrez, de la Notaría número 8, quienes al parecer, resultaron ser socios, al igual que Polo Domínguez, Toño Serrano Guzmán, y del exfiscal, Edgar Veytia.
Recordaron, los abogados, que los Notarios Públicos, Arturo Luna López y Héctor Velázquez Gutiérrez, contando con la protección del exfiscal, Edgar Veytia, le falsificaron el testamento número 26,461, de fecha 17 de Octubre de 2006, a la Señora, María Guadalupe Zamorano Aguirre, poniéndolo a favor del Notario, Arturo Luna López, quien tuvo la sinvergüenzada de “autoproclamarse” como heredero universal y albacea de todos los bienes de la señora, Zamorano Aguirre.
Quien, para colmo había sido cliente durante 30 años del despacho del padre del Notario, Arturo Luna y también del propio notario, Luna López, quien junto con el Notario, Eduardo Velázquez, les quieren robar la herencia -tres edificios en el centro de Tepic y seis millones de pesos- a los seis hermanos, Navarro Zamorano.
Este mismo caso, le fue denunciado a Polo Domínguez, en una reunión que sostuvo con la “Comisión de la Verdad” en el Patio Central del Congreso del Estado en el mes de Septiembre del 2017, ese día, Polo declaró textualmente: “No vamos a permitir que Edgar Veytia y sus cómplices los notarios públicos, Arturo Luna López, Héctor Velázquez Gutiérrez y demás se salgan con la suya, los vamos a acompañar hasta que se les castigue con cárcel”.
Desde ese día hasta la fecha, han transcurrido dos años y Polo Domínguez, nunca ha movido un solo dedo para que se haga justicia a las familias despojadas de sus bienes, LAS ABANDONÓ COMO TODO UN COBARDE, ¿Y éste es el tipo que quiere gobernar a Nayarit? Se preguntan los afectados.
Lo peor, es que en los primeros meses del 2018, los hermanos, Navarro Zamorano, le presentaron a Polo Domínguez, una demanda de JUICIO POLÍTICO contra los jueces Tercero y Cuarto del Ramo Familiar, María Guadalupe Martínez Castañeda y Braulio Meza Ahumada, por delitos contra la Administración de Justicia.
Ya que dichos jueces, por órdenes del expresidente del Tribunal Superior de Justicia, Pedro Enríquez Soto, le dieron trámite en “UN SOLO DÍA” al testamento “falsificado” número 26,461, de fecha 17 de Octubre de 2006, fabricado por el Notario Velázquez y otorgado supuestamente por la Señora, María Guadalupe Zamorano Aguirre, en favor del Notario, Arturo Luna López.
Sin embargo y a pesar de que el Juez, Braulio Meza Ahumada, resultó ser el mismo del MEGAFRAUDE del INFONAVIT, Polo Domínguez, se negó a abrirles JUICIO POLÍTICO en el Congreso del Estado, fue hasta que Petronilo, hizo la solicitud, cuando se procedió contra el Juez, Meza Ahumada, más no contra la Jueza, María Guadalupe Martínez Castañeda, a quien le dio chamba Castellón en las oficinas de Impuesto Predial.
El caso del Expresidente del Colegio de Notarios de Nayarit, Arturo Luna López, es el mismo delito que cometió Polo Domínguez, le aprobó el fiat notarial al exfiscal, Edgar Veytia, valiéndole madre que trajera papeles falsificados del título de abogado.
Ante estas graves irregularidades, que afectan el Estado de Derecho y la Procuración e Impartición de Justicia en Nayarit, activistas de las barras y asociaciones de abogados de Nayarit, exigen al Fiscal General de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero, que por tratarse de DELITOS GRAVES se abra una carpeta de investigación POR OFICIO como lo establece la Ley, contra:
1.-El Gobernador del Estado, Toño Echevarría García; 2.-Contra el Secretario General de Gobierno, Antonio Serrano Guzmán; 3.-Contra el Presidente de la Comisión de Gobierno Legislativo de la XXXII Legislatura del Estado de Nayarit, Leopoldo Domínguez González;
4.-Contra el Fiscal General del Estado, Petronilo Díaz Ponce Medrano; 5.-Contra el Expresidente del Colegio de Notarios de Nayarit, Arturo Luna López y; 6.-Contra el Notario Público No. 8, Héctor Velázquez Gutiérrez, por los presuntos delitos de: CRIMEN ORGANIZADO, ABUSO DE AUTORIDAD, DESPOJO, FRAUDE, ENCUBRIMIENTO y COMPLICIDAD con el Exfiscal, Edgar Veytia, sentenciado en fechas recientes a 20 años de prisión, por delitos de narcotráfico, por una Corte de Nueva York.