Secuestraron a una familia en Chacala, el pueblo unido la rescató y el secuestrador se delató, pero la Fiscalía del corrupto gobierno de Antonio Echevarría García, en lugar de castigarlo, giró 30 órdenes de aprehensión en contra de los pobladores que rescataron a la familia secuestrada

.La diferencia entre el gobierno de Roberto y el de Toño Echevarría, es el sombrero que usan, manifestó, Carlos Hernández Ibarría

Por: Arcelia García Ortega

Tepic, Nayarit.- Martes 03 de diciembre del 2019.- Para el ex funcionario del gobierno de Antonio Echevarría Domínguez, Carlos Hernández Ibarría, resulta inverosímil que el gobernador panista, Antonio Echevarría García, en lugar defender al pueblo, como es su obligación, quiera meter a la cárcel a todo el pueblo de Chacala cuyo único delito es exigir justicia.

El abogado y luchador social, Carlos Hernández Ibarría, reveló que la Fiscalía General del Estado, ya giró más de 30 órdenes de aprehensión contra pobladores de Chacala que se vieron involucrados en el rescate de una familia que fue secuestrada por presuntos Policías Estatales a pedimento del cacique de Chacala, Álvaro Martínez de la Peña. Varios de los pobladores han tenido que huir dejando a sus familias abandonadas y 8 personas fueron detenidas ya por la Fiscalía.

Como se recordará, en el mes de octubre del 2018, la diputada Rosa Mirna Mora, declaró que agentes de la Policía Estatal pudieron estar involucrados en el secuestro de toda una familia de Chacala, familia que fue rescatada, gracias a que todo el pueblo se unió y exigió que aparecieran con vida a todos los miembros de la familia de Leobardo Muñoz, ya que la noche del 20 de octubre don Leobardo junto con su familia, esposa, 3 hijos y su pequeño nieto, fueron sacados por sujetos armados a rastras y de las greñas de su hogar, tras negarse a vender un predio de 3 mil metros cuadros que tiene en posesión desde hace más de 50 años frente a la Playa de Chacala.

«A jalones los sacaron de las camas, los derribaron al suelo a golpes, los maniataron y vendaron los ojos», relató el pescador.

«Me dijeron ‘si te salvas de ésta y no te sales (del predio), vamos a venir y te vamos a matar a ti y a toda tu familia’», aseguró don Leobardo.

La familia y el pueblo de Chacala responsabilizaron a Álvaro Martínez de la Peña, presidente de la empresa Promotora Chacala S.A. de C.V. quien presuntamente le compró una extensión de 365 hectáreas adquiridas al Fideicomiso Bahía de Banderas (Fibba), que es administrado por el Gobierno del Estado y el Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras), sólo que se quiere adueñar de la calle Chacala que colinda con el predio de don Leobardo y no sólo eso, quiere sacar a Leobardo y a su familia de su predio porque sólo así sus terrenos tendrían vista al mar, la hermosa Playa de Chacala se convertiría en Playa privada tal como sucedió en Chacalilla que ilegalmente se la apropiaron particulares. Quien conoce Chacala sabe que es una de las playas más preciosas de Nayarit.

Según se está viendo, la Fiscalía trabaja a favor de los intereses de los ricos empresarios, no a favor de la justicia y del pueblo, al señor Álvaro Martínez de la Peña, la justicia no lo persigue a pesar de haberse visto involucrado en el secuestro de la familia de don Leobardo, a partir de que una llamada telefónica lo delató como presunto autor intelectual del secuestro.

El pueblo de Chacala reunido para exigir el regreso de la familia, obligó a que un guardia de seguridad le llamara a su patrón, Álvaro Martínez de la Peña, y fue en ese momento, cuando éste último solito se delató en presencia de todo el pueblo, pues el teléfono celular estaba en altavoz, y todo el pueblo escuchó cuando cuestionó, ¿se hizo el operativo de anoche?.

Hasta la fecha, para don Leobardo y su humilde familia no ha habido justicia, desde el día del secuestro, Leobardo es paciente cardiaco, mientras que su esposa Esperanza desarrolló cáncer en tres meses y presenta estrés postraumático.

El día del secuestro, todo el pueblo acudió a la Fiscalía a interponer la denuncia por secuestro presentando el video que envidenciaba que Álvaro Martínez de la Peña estaba presuntamente involucrado en el secuestro. Se abrió la carpeta de investigación bajo el número NAY/TEP-III/CI/2712/18, pero hasta hoy no ha habido respuesta por parte de la Fiscalía General del Estado pero para el rico empresario sí hubo respuesta porque el pueblo enardecido y molesto por esta afectación que sobrepasó todos los límites, quemó la caseta de seguridad que tenía el rico empresario y una camioneta que estaba en el lugar y es por eso que les están aplicando todo el peso de la Ley a estas humildes familias nayaritas.

Al respecto, Carlos Hernández Ibarría declaró: “Lo que vemos que sucede en Chacala nos confirma que hay regresión en Nayarit, vivimos en un estado feudal, en un Sistema de gobierno y de organización económica, social y política propio de la Edad Media, basado en una serie de lazos y obligaciones que vinculan a vasallos y señores”.

Señaló que los terrenos para uso común de Chacala, destinados para escuelas, parques, vialidades, estacionamientos, han sido cercados y apropiados por quienes indebidamente toman lo que es de todos, es decir, el 10 por ciento que debe corresponder al fundo municipal, más las vialidades.

“Cuando ya las arbitrariedades se han estado dando a conocer, en todo el municipio de Compostela, en todo el estado, y ahora en la capital de la república, surgen como por arte de magia de miedo y abuso más de 30 órdenes de aprehensión en contra de los ciudadanos que evitaron el secuestro.

Y de los secuestradores nadie sabe nada, ¿qué le falta a Nayarit, para estar como un estado feudal?, que los señores feudales monten a caballo a todas horas y en todos los lugares, fuera de eso no le falta nada”, señaló Hernández Ibarría.

¿Por qué se tiene y se debe acabar el estado feudal en Nayarit?, porque a diferencia de la edad media, en este país no existe un rey, sino un Presidente que habla de la economía moral, y si existe una economía inmoral, Nayarit debe ser tomado como el modelo, el gobernador del estado, se puede confundir con los halagos presidenciales de López Obrador pero el presidente se refire a su investidura como gobernador, no a sus actos, no a sus abusos.

¿Cuál es la diferencia entre Toño y Roberto?, el tipo de sombrero que usan, concluyó Hernández Ibarría.