El gobernador panista y altos funcionarios de la Secretaría de Educación atropellan los derechos de maestros en la entrega discrecional de nuevas plazas a sus amigos y allegados

Por: Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit.-Lunes 12 de agosto del 2019.- Investiga la Contraloría del Estado, la presunta participación de funcionarios públicos de la Secretaría de Educación (SE) que emitieron una convocatoria presuntamente “amañada” para agandallar las vacantes de dirección y supervisión temporales en Educación Básica.

Se determinará si hay o no, irregularidades en el proceso y de encontrar elementos suficientes de corrupción, habrá cero tolerancia para los funcionarios que incurrieron en violaciones a la ley, desde los jefes de departamento hasta la cabeza de esta dependencia.

La secretaria de la Contraloría General del Estado, Aidé Herrera Santana,  indicó que este lunes se escuchó al titular de la SE, Arturo Robles y en base a los hechos  narrados, se analiza si procede una auditoría,  se presenta una denuncia o si entra el órgano de control a meter orden.

Con los pelos de la burra en la mano, se determinará qué procederá en este presunto caso plagado de irregularidades para beneficiar a un grupúsculo del magisterio que intentaron apropiarse ilegalmente de las bases.

Por su parte, el titular de la Secretaría de Educación, Arturo Robles se defendió hasta con  las uñas por la emisión al “vapor” de la convocatoria.

Culpó a los jefes de departamento de la dependencia que él dirige, de intentar darle un “golpe de estado” al pretender quedarse con las vacantes para distribuirlas a sus amigos.

Ante esta “traición” de su personal, no le quedó más remedio que emitir rápidamente una convocatoria a modo para quitarles las vacantes de directores y supervisores. Todo ello, en acuerdos sostenidos  con la sección 49 del SNTE y el Servicio Profesional Docente.

“Tomamos la decisión de lanzar esa convocatoria que eliminara favoritismos porque al parecer, había indicios de que algunos departamentos de la SE habían designado plazas de director sin seguir un debido proceso”, dijo Arturo Robles.

Y se lavó las manos, al afirmar que la orden directa para publicar la convocatoria fue Servicio Profesional Docente porque ya habían detectado que algunos jefes de departamento, no habían entregado las plazas de director o supervisor y las asignaron a quienes ellos quisieron, por eso se actuó de esa manera.

“Por qué es tan corto el periodo de recepción, porque el Servicio Profesional Docente requería de toda la documentación de los maestros que  desearan pero es muy fácil, si una escuela tiene 12 maestros, no todos iban a estar interesados”.

Es decir, eran pocos los interesados y escasa la documentación que necesitaban y que tenían todos a la mano, justificó Arturo Robles.

Se dijo dispuesto a que la Contraloría revise todo el proceso de esta convocatoria e incluso, puso sobre la mesa su “cabeza”.

“Que la Contraloría del Estado revise el proceso y   nos diga si hubo algún acto que se considere en lo que  yo tenga responsabilidad o no sólo yo sino cualquier jefe de departamento o cualquier persona que haya participado de ella”.

Hasta el momento, todo es presunción por eso, si tiene una responsabilidad en la convocatoria amañada, está dispuesto a acatar las observaciones o sanciones que le corresponda e igual, el equipo que está al interior de la dependencia.

Finalmente, el titular de la Secretaría de Educación expresó en el caso de Primarias están en juego 5 direcciones, en Secundaria 3 supervisiones e igual número de direcciones mientras que en   prescolar 8 direcciones.