El líder del Congreso, usando descaradamente el tráfico de influencias, impuso a su hermana, Rosa María Domínguez González, como Juez del Poder Judicial, y así aspira a ser gobernador, ¡no tiene vergüenza!, denuncian fuentes al interior del Congreso y del Poder Judicial

Por: Servio Tulio Berumen

Tepic, Nayarit.- domingo 12 de enero del 2020.- Revelan fuentes al interior del Congreso del Estado y del Poder Judicial, que el Presidente de la Comisión de Gobierno Legislativo del Congreso del Estado, Polo Domínguez, en forma por demás descarada recurrió al “tráfico de influencias” para imponer a su hermana, Rosa María Domínguez González, entre los 16 nuevos jueces del Tribunal Superior de Justicia.
De esta manera, -señalaron las fuentes- Polo Domínguez, quien antes criticaba hasta el cansancio la depravación política de los exgobernantes priistas, Ney González Sánchez y Roberto Sandoval Castañeda, finalmente terminó bañándose en las mismas aguas de la corrupción.
Ya que sin pensársela dos veces, insisten los denunciantes, el diputado panista, aprovechó la “negociación” que se dio el pasado mes de diciembre con el “reparto” de las cuatro nuevas magistraturas del Poder Judicial, para “regalarle de navidad” a su hermana un juzgado para ella solita.
Hay que recordar, que el pasado mes de diciembre, concluyó el proceso de selección de los 16 nuevos jueces dentro del Poder Judicial de Nayarit, donde supuestamente los aspirantes que tuvieran el mayor puntaje se convertirían en jueces del Tribunal Superior de Justicia.
Sin embargo, destacan las fuentes, como todo mundo ya sabe cómo se las gastan en el ambiente político-judicial, desde un principio quedaron “amarrados” los 16 prospectos, de tal manera que los cursos y los exámenes solo fueron mero trámite, pues, los dados ya estaban cargados.
Prueba de ello, dicen, es que en el noveno lugar de la lista de los 16 “influyentes” apareció Rosa María Domínguez González, hermana nada más y nada menos que del Presidente panista del Congreso del Estado, Polo Domínguez, quien invadido por el espíritu navideño, decidió “regalarle” un juzgado a su querida hermana.
Agregan los denunciantes, que al igual que las cuatro magistraturas, Toño, Polo, Aníbal Montenegro y algunos de los magistrados, se “repartieron” las 16 judicaturas, mismas que entregaron a sus sobrinos, hermanos, hermanas, ahijados y amigos.
No cabe duda, que desde que los gobernadores metieron las manos dentro del Poder Judicial del Estado, en 1999, convirtieron al Tribunal Superior de Justicia (TSJ), en un “chiquero” de corrupción, donde la justicia sólo existe para quienes tienen dinero para comprarla, subrayaron molestos y cuestionaron, ¿Y con éstas corruptelas todavía Polo quiere ser gobernador?, ¡no tiene vergüenza!.
De esta manera, la familia Echevarría Domínguez cierra el círculo porque ya tienen en sus manos el poder ejecutivo del estado con Antonio Echevarría García como gobernador, tienen al Poder Legislativo con el tío Polo Domínguez, como líder del Congreso, y ahora, le suman el Poder Judicial con su hermana, Rosa María Domínguez González, como jueza, este ya parece un gobierno feudal muy alejado de la 4T que impulsa el Presidente Andrés Manuel López Obrador, concluyeron las fuentes.