• Confunde a los ciudadanos con una supuesta encuesta

Por: Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit.- Lunes 22 de abril del 2019.- Pende de un hilo el destino del Parque de la Dignidad, símbolo de lucha de un grupo de ciudadanos que en su momento y mediante la vía legal, impidieron que el gobierno anterior vendiera este terreno bajo el argumento de pagar la millonaria deuda que se tenía con la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN).
Este patrimonio público donde anteriormente se ubicaba el Estadio de Béisbol ha sido limpiado y reforestado por la misma población que busca mantener el sitio como un pulmón de la ciudad.
En los últimos días, resurgió el rumor de la venta de este espacio que desde el año 2015 ha sido tomado como bandera por un grupo de ciudadanos quienes han señalado que la lucha no cesará hasta que sea declarado como un área de todos los nayaritas.
Sin embargo, a través de una encuesta telefónica con lada de los Estados Unidos, el gobierno del estado “consulta” a la ciudadanía sobre el destino de este lugar y aún más, también sobre el terreno aledaño.
Mediante este sondeo, los encuestados tienen cuatro opciones a elegir, la primera opción es “venderlo y darle el dinero a la UAN”, la segunda opción a elegir es “construir un parque” mientras que la tercera sería un “centro cultural”.
La última opción a elegir un centro de rehabilitación y educación especial con áreas verdes, y hasta dan la oportunidad de proponer otro destino de este terreno.
Ante la inconformidad de un sector de la población sobre el que podrían ser vendidos ambos terrenos y dejar sin este espacio público al pueblo, fue el gobernador del Estado, Antonio Echevarría García, quien reconoció que efectivamente, se contrató a una compañía para saber la opinión de la gente.
“Le estamos preguntando a la población qué quiere que hagamos con el Parque de la Dignidad y con lo que fue el Estadio Nicolás Álvarez Ortega y lo que diga la gente, eso vamos a hacer”.
Dijo que, a diferencia del sexenio del cártel de la gente, ahora no se realizarán “obras por ocurrencia” porque será el pueblo quien elija que le conviene.
Pero la respuesta dejó más dudas que tranquilidad a la ciudadanía que confiaban en que la actual administración cumpliría su palabra de convertir al Parque de la Dignidad en un espacio de todos, un pulmón más de la ciudad y un sitio típico para el turismo.