Liberato, Roberto y Toño, libran “encarnizada” batalla por quedarse con el control del Tribunal Superior de Justicia

Por: Servio Tulio Berumen

Tepic, Nayarit.- Lunes 09 de septiembre del 2019.- La designación de los nuevos magistrados del Poder Judicial del Estado, se ha convertido en una verdadera “pelea de perros” entre el Poder Político y el Poder Económico por ver quién se queda con el poder mayoritario o absoluto del Tribunal Superior de Justicia, que representa una pieza de vital importancia para todos aquellos grupos que se han bañado en las aguas de la corrupción.

A tal grado está el enfrentamiento, que las barras y asociaciones de abogados han identificado a cuatro grupos disputándose con “uñas y dientes” el poder del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura Estatal.

De acuerdo a una encuesta realizada entre los abogados litigantes que se encuentran registrados ante el Tribunal Superior de Justicia y que participan en las diversas barras y asociaciones de abogados del Estado de Nayarit, éstos identifican a cuatro grupos de poder disputándose las nuevas magistraturas:

En el primer grupo, los encuestados, ubicaron al Presidente del Tribunal Superior de Justicia, Ismael González Parra y a la familia “Montenegro” integrada por el cacique magisterial de la Sección XX del SNTE, Liberato Montenegro Villa y sus hijos, Aníbal y Gerardo Montenegro Ibarra, tratando de imponer como magistrado al actual Secretario General de Gobierno, Antonio Serrano Guzmán, con la intención de que los mantenga “intocados” de todo proceso judicial que se arme en su contra, derivado de los millonarios desfalcos que han cometido contra los dineros públicos.  

En el segundo grupo, según la visión de los litigantes, se encuentran los Magistrados impuestos por el exgobernador, Roberto Sandoval Castañeda y el exfiscal, Edgar Veytia, quienes van aliados a la negociación de los nuevos magistrados.

Incluso, la mayoría de los encuestados, aseguró que el grupo de Sandoval Castañeda y Edgar Veytia, es el más fuerte, el más compacto y el que tiene la mayor capacidad de negociación, ya que en el “recambio” de magistrados que se dará en el mes de diciembre, éste grupo seguirá manteniendo sus seis magistrados Francisco Javier Rivera Casillas,   José Alfredo Becerra Anzaldo, Zaira Rivera Veliz,  Miguel Ahumada Valenzuela, Roberto Arturo Herrera López y Rocío Esther González García, por lo que sólo les bastaría conseguir dos magistrados más para tener el poder mayoritario del TSJ y del Consejo de la Judicatura, con los cuales tendrían 8 ocho de los 13 trece magistrados.

Los abogados, no dudan que este bando logre conseguir a final de cuentas los dos magistrados que les faltan, pues el grupo de Roberto Sandoval Castañeda, ya está operando en el Congreso del Estado a través del líder del grupo parlamentario del PRI, Juan Carlos Ríos Lara, quien solo tiene que negociar la aprobación de la Ley de Ingresos y el presupuesto de egresos del 2020, para conseguir su objetivo.

Aunque aquí, señalaron los abogados, hay un pequeño detalle, la bancada del PRI, se encuentra integrada por diputados “Robertistas” y diputados “Cotistas”; por lo que ante esta encrucijada, Ríos Lara, tendría dos opciones: 1.-Ceder uno de sus dos magistrados al grupo de Manuel Cota o 2.-Negociar un tercer magistrado de los que le corresponden al gobernador; porque Polo seguramente se negará  perder a su magistrado “protector”.

EL TERCER GRUPO, es el que encabeza el Gobernador, Toño Echevarría García, su cuñado el Notario Público No. 1, Daniel Saucedo Berecochea y el Fiscal, Petronilo Díaz Ponce Medrano, quienes a pesar de tener el Poder del Estado, paradójicamente, llegarán “crucificados” a la negociación; pagarán la novatada, no supieron jugar las cartas ni sincronizar los tiempos.

Queda claro, que Daniel Saucedo y Ponce Medrano, nunca en su vida han ido a las Vegas, cometieron el error de apostarle todas las fichas a una sola jugada, al “megafraude” del Infonavit, cuyos resultados fueron tan desastrosos, que sólo metieron a la cárcel a puros “charalillos”, mientras que el pez gordo, el ex Presidente del Tribunal, Pedro Enriquez Soto, salió incólume y listo para hacerles “morder el polvo” en la próxima batalla.

Tan grave fue este fracaso, que Saucedo y Medrano, dejaron en estado de indefensión al Gobernador, Toño Echevarría García, quien de los siete magistrados que iba a imponer para apoderarse del Poder Judicial y hacer lodo a sus adversarios, ya perdió dos, la ratificación de Ismael González Parra y el magistrado que iba a ocupar el cargo de Pedro Enriquez Soto, el cual tras vencerse el plazo de los 60 días que marca la ley, y no haber propuesto a nadie, éste magistrado automáticamente se va a la bolsa de la negociación del mes de diciembre.

¿Y qué quiere decir esto?

Que sólo le quedarían seis magistrados a Toño Echevarría García, de los cuáles, con todo el dolor de su alma, tendría que cederle forzosamente dos magistrados al grupo de Veytia y Roberto Sandoval, con los cuáles llegarían a ocho de los trece del Poder Judicial del Estado; porque de lo contrario, los ocho diputados priistas con Juan Carlos Ríos a la cabeza, le harán “pleito ranchero” con el presupuesto del 2020.

Incluso, el Gobernador, podría perder un magistrado más, si los diputados de Manuel Cota, llegan a “encapricharse” en la Cámara de Diputados, con los cuáles, a Toño sólo le quedarían tres.

El cuarto grupo, es la corriente política panista de Polo Domínguez, quién siendo el líder de la Cámara de Diputados, seguramente, va a exigir a su magistrado “protector”, con lo cual solamente le quedarían dos magistrados al Gobernador, Toño Echevarría García.

Sin embargo, la situación se torna aún más dramática para el mandatario del estado, ya que si quiere evitar ser perseguido por el millonario desfalco de recursos públicos federales y estatales que se han registrado durante los dos primeros años de su gobierno, que ascienden a más de mil 160 millones de pesos, Echevarría García, tendría que decidir entre dejársela a su cuñado, el Notario Público Número 1, Daniel Saucedo Berecochea y el Fiscal General del Estado,  Petronilo Díaz Ponce Medrano.

Por último, hay que señalar, que el “gran perdedor” con el recambio de magistrados que se dará en el mes de diciembre dentro del Poder Judicial del Estado, será el exgobernador, Ney Manuel González Sánchez, quien de llegar a tener 17 magistrados a su entera disposición, se quedará sin tener uno solo que defienda su situación jurídica.

La pesadilla que tanto temía Ney que llegara, por fin llegó, ya la tiene frente a sus narices, ahora tendrá que “arrastrarse” para pedir el perdón de todos los personajes a los que un día tanto humilló cuando era el Gobernador del Estado; entre ellos, a Roberto Sandoval Castañeda, cuando estaba al frente de la alcaldía de Tepic, a quien públicamente llamó “miedoso” cuando éste, por motivos que se desconocen, no se presentó al operativo de una balacera ocurrida en la Avenida Insurgentes.

Otro de los que fueron humillados públicamente por Ney, fue Aníbal Montenegro Ibarra, quien después de ser su Director General en SEPEN, se refería a él en sus conferencias de prensa con el mote de “ANIMAL” burlándose a carcajadas de su nombre.