• El gobernador y su fiscal encubren a los asesinos del líder Wixárica
  • Para burlarse de la CNDH turnaron la investigación del crimen a la Unidad de Combate de Violencia contra la Mujer en lugar de la Unidad de Investigación de Homicidios y Secuestros: CNDH

Por: Servio Tulio Berumen

Tepic, Nayarit.- Lunes 16 de julio del 2019.- La recomendación 30/2019, girada por el Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, contra el Gobernador, Toño Echevarría García y contra el Fiscal General del Estado, Petronilo Díaz Ponce Medrano, los puso en evidencia de estar “ENCUBRIENDO” el asesinato del líder de la Tribu “Wixárica”, Margarito Díaz González, tras descubrirse que dicha investigación “no tiene pies ni cabeza, ni conduce hacia ningún culpable”.
De acuerdo a la recomendación de la CNDH, todo parece indicar que a casi un año de haberse registrado el asesinato del Marakame Margarito Díaz González, Representante del Consejo de Seguridad de las “Tierras Sagradas” de Wirikuta, el Gobernador de Nayarit, Antonio Echevarría García y el Fiscal General del Estado, Petronilo Díaz Ponce Medrano, siguen empecinados en “encubrir” a los responsables materiales e intelectuales del homicidio.
Ya que como se informó en su momento, el líder de la Tribu “Wixárica”, Margarito Díaz González, fue asesinado el 8 de septiembre de 2018, por un grupo de hombres armados que llegaron a su domicilio, ubicado en Aguamilpa, municipio de El Nayar, en el estado de Nayarit, y le dispararon en el rostro.
De acuerdo al sitio “Somos el medio”, Margarito era conocido y respetado por su defensa de los sitios sagrados del Pueblo Wixárika, ante la llegada de las mineras canadienses en la zona sagrada de Wirikuta en el estado de San Luis Potosí.
A éste respecto, el Presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, recomendó al Fiscal de Nayarit, Petronilo Díaz Ponce Medrano, que “lleve las investigaciones más allá del entorno de los derechos humanos, ya que las tribus indígenas luchaban por mantener la zona sagrada de Wirikuta en San Luis Potosí, donde hay otros intereses ajenos”.
Quizás, se deba a estos “intereses ajenos” que la Fiscalía General del Estado, se niega a aterrizar las investigaciones, ya que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), le ha hecho dos fuertes llamados a la Fiscalía General del Estado, el primero el 10 de septiembre de 2018 y el segundo el 14 de febrero de 2019, para que se avoque a la investigación de los hechos que motivaron el inicio de la Carpeta de Investigación y lleve a cabo las diligencias correspondientes.
Pues, la CNDH, destaca en sus observaciones que de las diligencias practicadas y de acuerdo con las actuaciones de la autoridad local, no se observa que se estén indagando los hechos mediante líneas de investigación dirigidas a esclarecer el homicidio de Margarito Díaz González y en su caso, determinar la responsabilidad de las personas involucradas, concentrándose únicamente en realizar diligencias básicas.
Tampoco se observa que las líneas de investigación consideren y ponderen características fundamentales de Margarito, como que éste era una persona indígena, promotora y defensora de derechos humanos, y tanto el Marakame como sus familiares pertenecen a un contexto desfavorable y vulnerable.
Además, se destaca la emisión de Acuerdos de Colaboración con las Fiscalías Estatales de Zacatecas, Jalisco, San Luis Potosí y Durango, para contar con antecedente de Margarito en calidad de indiciado o víctima, así como para realizar tantas y cuantas diligencias fueren necesarias en el esclarecimiento de los hechos.
Esto último es contraria al deber de investigar los delitos y la debida integración de la investigación ministerial, pues si bien es cierto que son facultades del Ministerio Público solicitar la colaboración con otras Fiscalías de las entidades federativas con el objeto de establecer los mecanismos para la coordinación y colaboración recíproca en materia de investigación de delitos, de acuerdo al Convenio de Colaboración de 2015, la solicitudes de colaboración se realizan con el fin de agilizar las investigaciones; es decir, quien tiene a cargo la integración de la Carpeta de Investigación, es responsable de procurar y realizar las diligencias debidas en la investigación.
Lo más descabellado de todo esto, según señala el Ombudsman en su recomendación 30/2019, es que el Fiscal General del Estado, Petronilo Díaz Ponce Medrano, turnó la Carpeta de Investigación del homicidio del líder Wixárica, a la “Unidad Especializada en Prevención, Combate y Erradicación de la Violencia contra la Mujer” en lugar de remitir la actuación a la “Unidad Especializada en la Investigación de Homicidios y Secuestros” a efecto de continuar con las investigaciones que incumben a esa especialidad.
Lo que viene a despertar fuertes sospechas de que el Gobernador, Toño Echevarría García y el Fiscal General del Estado, Petronilo Díaz Ponce Medrano, están “ENCUBRIENDO” a los asesinos materiales e intelectuales del defensor de las tierras sagradas de “wirikuta” lo cual constituye un delito penal, concluye la recomendación 30/2019 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), quien aclaró que seguirá presionando a las autoridades estatales de Nayarit hasta que cumplan con su obligación constitucional o paguen por obstrucción a la justicia.