*Las dependencias federales aún no cuentan con sus respectivos titulares

Por: Misael Santana Huerta
Tepic, Nayarit.- Lunes 06 de enero del 2020.-
Bajo el concepto de esperanza, el sector agrario de la entidad de Nayarit, está en espera y búsqueda de la confianza para que se realice algo que se desea.
Después de dialogar en su desesperación con algunos campesinos, manifiestan su deseo que las dependencias agrarias, cuenten con sus titulares respectivos, para que sus trámites se puedan realizar. Y así dar certeza jurídica a sus propiedades y derivado a ello se incentive la producción, el desarrollo e inversión.
Cabe señalar que esta incertidumbre la han padecido desde el primero de diciembre del año 2019, a partir de que el actual gobierno federal entró en funciones. Y como consecuencia de ello se paralizaron las instancias federales, entre ellas: el Registro agrario Nacional (RAN), Instituto nacional del suelo sustentable (INSUS) antes denominado CORETT, Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. (SEDATU), procuraduría agraria (PA), entre algunas. Y para hacer las cosas más difíciles aun el tribunal unitario agrario del distrito 56 (TUA), quien desde el mes de mayo del año 2019 carece de titular, mandando como provisional a una magistrada supernumeraria de nombre JUANA REBECA CORTÉS MÚÑOZ, quien no ha cumplido las expectativas que necesita un estado que su actividad primordial es el sector agrario, tal parece que fue enviada a este estado para que tome experiencia, más sin embargo esta entidad necesita magistrados (as), con experiencia dado su preponderancia al sector primario.
Es de precisar, que parte del problema se originó con el despido masivo de servidores y funcionarios públicos, así como trabajadores del servicio público federal, bajo la premisa del ejecutivo federal de que iba a sanear las instituciones de la corrupción. Más sin embargo dicho actuar solo generó la paralización de las mismas, dado que despidieron al personal y este hasta la fecha no ha sido sustituido, lo ha ocasionado la paralización de los servicios que se otorgaban a los gobernados. Me permito ilustrar lo acontecido con la siguiente analogía: “cuando se limpia el arroz solo se extraen los granos malos”, más sim embargo con la medida supuesta de limpieza o saneamiento de corrupción, se fueron buenos y malos dejando instituciones acéfalas y sin personal, ocasionando un retraso y tortuguismo, cuya consecuencia principal generó la incertidumbre jurídica, y por ende desincentivando y ahuyentando la producción, el desarrollo e inversión.
Ejemplo de ello, en un trámite de regularización para obtener una escritura que legitime tu propiedad ante el Instituto nacional del suelo sustentable (INSUS), no hay quien te firme la misma, dado la carencia de un titular con atribuciones. La entrega de un certificado parcelario en administraciones pasadas, se otorgaba previo solicitud en dentro de un lapso de dos a cuatro mes, habiendo trámites pendiente de más de un año y en la actualidad no hay fecha para su entrega bajo el argumento de la institución del RAN de que carecen de personal. Así pudiera ejemplificar enésimas experiencias y desaventuras personales de compañeros campesinos e inversionistas que ha ocasionado lo referido en supra líneas.
Si bien es cierto, esta problemática es a nivel federal y todos los sectores económicos federales la padecen. Lo cierto es que nuestra entidad es eminentemente agrícola de ahí la preponderancia de la nota al sector agrario.
Así entonces estimados lectores, el sector agrario de Nayarit, está en espera y búsqueda de la confianza para que se realice algo que se desea.
Se desea, que este año 2020, las instituciones federales como el Registro agrario Nacional (RAN), Instituto nacional del suelo sustentable (INSUS), Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. (SEDATU), procuraduría agraria (PA), tribunal unitario agrario del distrito 56 (TUA), solo enumerando algunas, realicen la función para cual fueron creadas. Se nombre funcionarios y servidores públicos con capacidad profesional y sobre todo humanista para que entiendan y comprendan los requerimientos de mis hermanos campesinos y así dentro de un término breve den respuesta a sus necesidades, peticiones y solicitudes. Debiendo recordar que un derecho no otorgado en tiempo también es un derecho negado.