Por: Roberto González Bernal

TOÑO Y POLO ¿SOLAPAN O COMBATEN CORRUPTOS EN LA UAN?

Esa es la disyuntiva que tiene el gobernador del estado y mi siempre “agradecido y leal” amigo Polito Domínguez. Si dejan a la mafia universitaria al frente de la UAN, entonces están solapando la corrupción, pero si hacen la reforma a la ley orgánica de la que ya tienen nuestro proyecto, entonces la combaten. ¿Para dónde se inclinarán?.
El presidente Andrés Manuel ya les dio la muestra. No anda por las ramas en el combate a la corrupción. Su propuesta es directa, es más, hasta el secretario de educación pública ya les mandó el mensaje cuando les dijo que hay universidades públicas que tienen dueño. Si eso no lo entienden el gobernador Toño y mi “agradecido y leal” amigo Polito Domínguez, o si lo entienden y se hacen como que la virgen les habla, entonces eso es otra cosa.
En lo personal, me parece que la decisión que tomen ante esta disyuntiva estará influenciada por la expectativa del proceso electoral del año que viene. Sin duda alguna que eso será un factor importante y, sobre todo, porque sabemos que tanto Castellón Fonseca como el “pelón” Hernández Escobedo, se presume que son aliados políticos de Polito Domínguez y quizá jueguen por el mismo lado que el gobernador.
A nosotros solamente nos interesa que la Universidad se sanee. Por eso enviamos esa propuesta de reforma a la ley orgánica de la UAN como mecanismo urgente y estructural para resolver los problemas de la UAN. Y esa propuesta está en perfecta congruencia con lo que está impulsando el presidente AMLO. La llavecita para resolver el problema ahí está, pero falta que Toño y Polo, actúen. ¿En qué sentido? No lo sabemos hasta ahora, pero lo sabremos en breves días al saber si deciden darle una patada en el trasero el modelo universitario mafioso o si deciden conservar a las mafias que han hundido a la UAN.
No quiero ser pesimista, y tampoco me lo dijo mi ahora asesora personal y futuróloga Madam Zasú, pero en lo personal creo que el gobernador solapará a los corruptos. Jugará al gatopardismo, jugará a la simulación de que habrá cambios en la UAN, pero dejando a las mafias universitarias con el control de la institución. Espero en Dios equivocarme, pero los dos personajes en comento “se me hacen muy ojones para que sean palomas”.
No les veo talla de estadistas ni altura de miras como para anteponer el interés de los Nayaritas sobre sus ambiciones políticas y económicas personales y de grupo. Mi sugerencia es que combatan a la mafia universitaria y con ello saneen la institución. La universidad es del pueblo y solo ellos como depositarios de la voluntad popular pueden hacer las acciones en ese sentido.
Esa sugerencia es para que jueguen del lado del presidente y no del lado de quienes hasta hoy pretenden ilusoriamente derrocar a AMLO de la presidencia. AMLO es gallo jugado. No se come tan fácil las fintas cuando le dicen que están con él, pero en la práctica política no lo están. Y hasta hoy, a pesar de las muestras claras de apoyo del presidente al gobernador, este no da muestras claras en reciprocidad. La UAN es la oportunidad perfecta que tiene el gobernador para demostrárselo.
Por supuesto, habrá agoreros que le dirán al gobernador que no le conviene generarse conflictos con los universitarios, lo cual me provoca una sonora carcajada porque quien pudiera oponerse solamente sería el “Pelón” Hernández Escobedo, porque ni Nachito, ni el dirigente spauanista, mucho menos los feuanos, tragan lumbre como para oponerse al gobernador y al presidente sabiendo que con un salivazo los derrotan, sobre todo al anciano dirigente del SETUAN a quien nomás con que La Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda le rasque poquito, con toda seguridad sería hospedado en el Venustiano Carranza Resort.
Al gobernador le conviene, por los cuatro costados, jugar del lado del presidente y no simular que está con él. No solamente demostrándoselo con quitarles a las mafias universitarias el control de la institución que tanto han dañado, sino porque aún le quedan dos años de gobernador y Nayarit necesita recursos que sólo él se los puede dar, Nayarit está financieramente quebrado y no hay otra caja de donde sacar el dinero más que dé con AMLO. Pero, además, las otras opciones seguramente quedaran enterradas políticamente en el 2021 y si el gobernador juega del lado equivocado no solamente le irá mal a él en lo personal sino nos irá mal a todos los Nayaritas.
Por eso, ante esta disyuntiva que hoy tienen el gobernador y mi siempre “agradecido y leal” amigo Polito Domínguez, lo más cuerdo y conveniente es que terminen ya con ese modelo mafioso universitario y den paso a la democracia universitaria, a la transparencia, la rendición de cuentas, respeto al estado de derecho y el fincamiento de responsabilidades a los depredadores y saqueadores del presupuesto universitario.
PD. Toño y Polo, no le busquen “chichis a las gallinas” los cambios que dices que acordaron se tienen que plasmar en la ley, lo demás es querer darnos atole con el dedo. Gatopardismo no, cambio estructural sí.