*No basta decir que los de atrás tuvieron la responsabilidad, hay que dar resultados el día de hoy, reconoce.

Por Homobono Pérez Pereyda
Tepic, Nayarit; Miércoles 3 de Enero de 2018.- El diputado federal perredista Guadalupe Acosta Naranjo condenó el asesinato del director de protección civil de Santiago Ixcuintla, Sabino Mejía Rodríguez, y el atentado contra el dirigente del SETUAN, Luis Manuel Hernández Escobedo, y se dijo preocupado por la ola de violencia que se vive en el estado y en otras entidades del país.
Consideró que estos dos hechos se dan en el marco de una escalada de agresiones contra destacados perredistas en los últimos siete días.
“Ya van más de cinco compañeros asesinados, dirigentes políticos; nuestro diputado Saúl de Jalisco, el presidente municipal de Petatlan, en Guerrero, un compañero regidor que fue apuñalado en Villa Hermosa, Tabasco, ahora lo de Sabino y el atentado contra Luis Manuel”, comentó.
Dijo que ante ello, la dirección nacional del PRD se entrevistará este jueves con el secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, “para pedirle que haya una investigación a fondo de todos estos casos”.
El también dirigente nacional de la corriente Galileo reconoció que en el caso de Nayarit el gobierno del estado que encabeza Antonio Echevarría García también debe dar resultados ante la ola de violencia que azota al estado.
“No basta decir que los de atrás tuvieron la responsabilidad; hay que dar resultados hoy, aunque tampoco queremos olvidar la noche negra que vivimos el sexenio pasado”, expresó Acosta Naranjo.
En ese sentido, el dirigente de la corriente Galileo reconoció a que poco mas de cien días de haber asumido su mandato mas que el financiero el principal reto de Echevarría García será el de regresarle la tranquilidad a los nayaritas.
Consideró que aunque el problema de violencia que genera el crimen organizado compete maás al gobierno federal es obligación de los estados colaborar en el combate de este flagelo que colocó al 2017 como el año más violento de los últimos 50 años en todo el país.
“La gente no quiere que nos echemos la culpa unos a otros, la gente quiere resultados y, como les digo, hoy nosotros mismos estamos sufriendo en carne propia pues son compañeros nuestros los asesinados, los muertos, y por lo tanto tenemos que redoblar el esfuerzo para terminar con esta circunstancia que evidentemente significa un fracaso de la política de seguridad federal, que debemos de rectificar; el problema de Nayarit es el problema de Sinaloa, es el problema de Tamaulipas, de Chihuahua, de Veracruz, de Jalisco, de la inmensa mayoría del país”, apuntó.