* Llega a un acuerdo con la PGR

POR LA REDACCIÓN

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Durante una audiencia en el Centro de Justicia Penal Federal en Querétaro, la Procuraduría General de la República (PGR) llegó a un acuerdo con Luis Alberto López López, chofer del empresario Juan Manuel Barreiro y apoderado legal de la empresa Manhattan Master Plan Development.
Dicho acuerdo consiste en que la PGR se desistió de la investigación del delito de recursos de procedencia ilícita contra López López a cambio de una reparación del daño.
Ésta, a decir de la Procuraduría, consiste en tres puntos: El primero es que López López aportó información relevante para continuar la investigación por el delito de lavado de dinero que se sigue contra el candidato presidencial de la coalición PAN-PRD-Panal, Ricardo Anaya Cortés, y Barreiro.
El segundo punto es la donación al estado de la nave industrial ubicada en el número 82 de la carretera estatal 431, kilómetro 2+200, Hacienda La Machorra, denominada El Marqués, con un valor de 54 millones de pesos.
Por último, López López aclaró que no obtuvo retribución económica por la venta del terreno donde se construyó dicho inmueble, y detalló que el sólo fue un “vínculo de confianza” o prestanombres que utilizó Barreiro.
Explicó que firmó los documentos por donde directa de su empleador, Barreiro, para constituir la empresa Manhattan Master Plan, que compró la nave industrial a Anaya.
A su vez, el abogado de López López, Patricio Kegel Jacob, señaló después de la audiencia mencionada que Barreiro le pidió a su cliente un favor personal:
“Le dijo: ‘Oye, necesito que me firmes unos documentos’. Él accedió a ser su prestanombres. Mi cliente en ningún momento pagó o pudo haber adquirido la empresa Manhattan, que es la empresa por la cual se adquirió una bodega”, indicó Kegel Jacob.
Agregó que López López no celebró la compraventa con Donino Martínez Diez ni con la empresa Juni Serra, ya que él únicamente firmaba los documentos sin enterarse de su contenido.
“Mi cliente nunca tuvo un beneficio económico al respecto –reiteró el litigante afuera del Centro de Justicia Penal Federal en Querétaro–; únicamente fue un favor instruido por su jefe”. A decir de Kegel Jacob, López López accedió a firmar porque lleva varios años trabajando con Barreiro y le tiene cierta estima, además de que éste es reconocido como empresario en Querétaro y no creyó que hubiera problemas.
La bodega comprada al candidato presidencial Ricardo Anaya quedó a disposición del Ministerio Público como parte del acuerdo reparatorio, concluyó el abogado.

Compartir
Artículo anteriorAmenaza con más multas
Artículo siguientePGR incinera droga