* Es la más grande de la historia de ese país

México. Martes 12 de junio del 2018.- El 9 de junio alrededor de 22.000 mujeres salieron a las calles de la capital de Corea del Sur en rechazo a la extendida práctica entre los hombres de usar cámaras ocultas en lugares públicos para grabar las partes íntimas de mujeres.
Los mirones instalan diminutas cámaras espías en las paredes de baños públicos y hasta en retretes, o en sus zapatos para grabar en plena calle o en el transporte público lo que se vea por debajo de las faldas. Las grabaciones de este tipo se propagan rápido en Internet y redes sociales y forman su propio género del porno, conocido como ‘molka’, que se volvió popular en Corea del Sur.
• 30,9 mil personas están hablando de esto
Información y privacidad de Twitter Ads
La mayoría de las congregadas llevaban puestas máscaras y tenían los rostros cubiertos para evitar una posible persecución y en parte también como un gesto simbólico para mostrar su rechazo a la vulnerabilidad y constante exposición ante las cámaras espías, explica el portal Korea Exposé.