MOSCÚ.

El presidente ruso Vladimir Putin obtuvo una arrolladora victoria en las elecciones del domingo en Rusia extendiendo su permanencia en el poder por otros seis años, en momentos que sus lazos con Occidente están en una trayectoria de hostilidad.

Putin sumó el 76.41 por ciento de los votos emitidos en las elecciones presidenciales de ayer con el 90 por ciento de los votos escrutados (al cierre de esta edición), según informó la Comisión Electoral Central (CEC).

inRead invented by Teads

A falta de que se escrute el 10 por ciento restante de los sufragios, Putin supera ya los 45.6 millones de votos recibidos en 2012, cuando regresó al Kremlin tras cuatro años de paréntesis como primer ministro.

Putin recibió más del 90 por ciento de los votos en cinco regiones o repúblicas, entre ellas Crimea, que celebraba ayer el cuarto aniversario de la anexión rusa y cuyos habitantes participaron por vez primera en unas presidenciales.

El segundo candidato más votado el domingo fue el millonario comunista Pável Grudinin, que logró el 12.05 % de los votos; seguido por el ultranacionalista Vladimir Zhirinovski con el 5.85 por ciento.

La periodista Ksenia Sobchak, la tercera mujer en participar en unos comicios presidenciales en la historia de Rusia, logró el 1.59 por ciento mientras los otros cuatro candidatos presidenciales no superaron la barrera del 1 por ciento.

Según datos rusos, se contó con la presencia de más de mil 300 observadores extranjeros. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que desplegó en Rusia a poco menos de 600 observadores, presentará sus primeras conclusiones hoy.

Este histórico resultado, que sobrepasa lo que logró en las presidenciales de 2004 y le permitirá permanecer en el Kremlin hasta 2024.

La victoria de Putin, de 65 años, extenderá su tiempo total en el cargo a casi un cuarto de siglo, una longevidad entre los líderes del Kremlin sólo superada por la del dictador soviético Josef Stalin.

ASÍ FESTEJÓ

Ante cientos de sus partidarios reunidos en las inmediaciones del Kremlin, Putin, proclamó ayer su victoria en las elecciones.

Rusia está condenada al éxito. Debemos mantener la unidad”, dijo Putin ante varios miles de personas congregadas en la plaza del Manezh, a pesar de los 12 grados bajo cero que marcaban los termómetros.

También dio las gracias a los que votaron y le permitieron ser reelegido y consideró su amplia victoria como una señal de “la confianza y la esperanza” del pueblo y el “reconocimiento del hecho de que muchas cosas se hicieron en condiciones muy difíciles”.

Es muy importante atraer a nuestro bando a aquellos que pudieron votar por otros candidatos. Necesitamos esa unidad para avanzar. Y para avanzar debemos sentir el hombro de cada ciudadano de este país. Vamos a trabajar duro, de forma responsable y eficiente”, aseguró.

En su primera comparecencia ante la prensa después de proclamar su victoria, Putin negó que se plantee, “de momento”, reformar la Constitución para seguir en el poder en seis años.

Me parece que lo que usted plantea es bastante ridículo. Vamos a calcular. ¿Significa eso que yo voy a estar aquí hasta los 100 años? No”, dijo.

Él prometió que utilizará su nuevo mandato para reforzar las defensas rusas contra Occidente y elevar los niveles de vida de la población.

UN LÍDER QUE IMPONE SUS REGLAS
Vladimir Putin tendrá otros seis años para perfilar un legado.

Tras casi dos décadas en el poder y luego de ganar cuatro elecciones presidenciales (2000, 2004, 2012 y 2018), Putin ya no compite con nadie, sino consigo mismo y con la historia, convencido de que ésta le absolverá por haber hecho frente al imperio estadunidense.

Poco importa que la economía esté estancada desde hace una década.

A ojos de los rusos, la sangrienta guerra de Chechenia le coronó como el salvador de la patria; la intervención militar en Georgia le consolidó como un líder temible; la anexión de Crimea le consagró como el nuevo zar de todas las Rusias y la cruzada en apoyo de su aliado sirio Bachar al Asad le convirtió en un líder universal.

Su misión era devolver a Rusia el lugar que le corresponde como superpotencia. A sus 65 años parece cansado, pero no dispuesto a abandonar el poder hasta dejarlo todo bien atado. — –EFE

CRIMEA LE DIO APOYO
El líder ruso, Vladimir Putin, recibió más del 90 % de los votos en Crimea, península anexada hace cuatro años y cuyos habitantes participaron ayer por primera vez en unas elecciones presidenciales.

Según la Comisión Electoral Central, Putin obtendría en Crimea el 91.69 % de los votos emitidos por los 1,5 millones de electores llamados a las urnas.

Mientras, en la ciudad de Sebastopol, hogar de la Flota rusa del mar Negro, el jefe del Kremlin recibiría un 91.52 % de los votos.

Hace cuatro años Putin firmó la anexión de Crimea y Sebastopol en una ceremonia oficial en el Kremlin, decisión que fue condenada unánimemente en Occidente.