Por Carlos Delgado Camacho

Ola de robos en Tepic

* Se sospecha complicidad de policías

Personalmente se acercaron a un servidor algunos propietarios de comercios establecidos en el centro de Tepic, para pedirme que hiciera público su malestar y desesperación por la grave situación de inseguridad que vienen padeciendo durante los últimos meses en sus establecimientos que por cierto, se encuentran ubicados en el primer cuadro de la ciudad y supuestamente debieran gozar de privilegiada vigilancia de la policía municipal. Negocios de venta de ropa, regalos, relojerías y otros rubros distintos que los delincuentes no distinguen y que dejan completamente vacíos en virtud de que utilizan hasta camionetas para transportar lo robado. Esto último, afirman, lo han podido demostrar ante las autoridades en virtud de que en algunos de los lugares saqueados cuentan con videocámaras que registran con detalle este tipo de saqueo nocturno. Subrayan al respecto también, que llaman su atención detalles que los hacen sospechar de posible colusión de policías corruptos, toda vez que violar cerraduras, candados, puertas y cortinas de cierto nivel de seguridad como lo han venido haciendo, los obliga a hacer ruido y utilizar bastante tiempo; situación que parece no importarles y que a estos comerciantes les parece un aspecto importante a investigar. Para ilustrar el tema, relatan particularmente un caso reciente de un negocio de ropa que por la calle Morelos entre Durango y Querétaro puso un joven emprendedor y que fue saqueado hace aproximadamente tres semanas. Triste caso por diferentes razones, primero, porque prácticamente lo desanimaron a que denunciara formalmente el robo, pues cuando se presentó a poner la denuncia le dijeron “los representantes de la autoridad” que si se seguía el proceso normal de investigación su negocio permanecería cerrado durante varios días; además de que debería llevar facturas y diversos comprobantes de la mercancía y aparatos que le habían sustraído para iniciar el largo proceso de investigación. Ante ese “apoyo y motivación” que recibió repito, de parte de “la autoridad”, el joven de referencia decidió ser práctico y consiguió un préstamo que utilizó tanto para volver a surtir nuevamente su pequeño negocio y para poner candados de mejor calidad. Y ¿Qué creen que pasó? Pues que a los tres días le volvieron a robar todo, todo, todo. ¿Cómo la ves mi estimado lector? Claro que resulta esto una burla para quien tiene la intención de ver para adelante y sobre todo, la voluntad de intentar sobreponerse. Me relatan de otro negocio muy antiguo en el que reparan relojes, mismo que durante decenas de años no había sufrido de este tipo de problemas y que recientemente SÍ lo visitaron los amantes de lo ajeno. Uno de sus clientes que había llevado su reloj a que se lo repararan, refirió que el dueño del negocio con mucha pena lo recibió con esa noticia cuando fue a recogerlo, pero que también, con gran responsabilidad a los días le ofreció en resarcimiento otro similar, situación que le sorprendió pero que con gusto acepto. Esto nos habla de que LA GENTE QUE SE DEDICA AL COMERCIO ES GENTE “LUCHONA” Y HONESTA QUE SE GANA LA VIDA CON ESFUERZO Y MERECE POR TANTO APOYO DEL GOBIERNO. ¿Coincides mi estimado lector? Pues de ese tamaño está la situación, por ello, mis entrevistados pidieron que por este conducto hiciera llegar su S.O.S. al Presidente JAVIER CASTELLÓN, a efecto de que le pidiera a su encargado de seguridad que revise tanto la estrategia de vigilancia del centro de la ciudad, como también “la certificación de confianza” de quienes están asignados a dicha zona, pues insisten, hay detalles “muy curiosos” que tienen tiempo llamando su atención y los hacen pensar que existen cosas sospechosas. Pues servidos amigos comerciantes, ahí está la nota que seguramente llegará al conocimiento tanto del Alcalde como del amigo Director de Seguridad Municipal Julio Betancourt.
Concluyo por mi parte señalando que sería interesante investigar los números que manejan las instancias que tienen la responsabilidad de atender este tipo de delitos; es decir, verificar las respectivas estadísticas en las que será de mucho interés que los ciudadanos conozcamos tanto la atención que se les presta a quienes acuden a poner denuncia formal, como la investigación que se realiza y por supuesto, el porcentaje de ellos que se resuelven. Esto último sería la calificación de “efectividad” que se les pondría a quienes tienen a su cargo este tipo de asuntos, lo cual finalmente nos permitiría saber SI LOS ESTÁN DESQUITANDO debidamente su sueldo y se justifica o no su permanencia.
COROLARIO.- Los comerciantes saben que por el pago de colaboraciones municipales y por derechos de funcionamiento que realizan, deben recibir en reciprocidad diferentes apoyos de parte del municipio entre los que LA VIGILANCIA Y SEGURIDAD para sus negocios ES PRIORIDAD FUNDAMENTAL. Hasta la próxima.