URGEN FUNCIONARIOS PÚBLICOS SERIOS Y CONGRUENTES

Los nayaritas ya no muy fácilmente nos sorprendemos por tal o cual declaración de algún funcionario público, ¿La razón? Sencillamente porque parece ser que los ciudadanos ya aceptamos como “normal” que LA SERIEDAD Y LA CONGRUENCIA esté ausente en la gran mayoría de ellos. Esto nos ha llevado a una triste situación en la que “ellos” prometen y dicen mentiras sin el menor rubor, y “nosotros”, hacemos como que los escuchamos y les creemos. En este “acuerdo no escrito” que evidencia la grave descomposición de nuestro sistema político, claro está que los mayormente perjudicados somos los ciudadanos, toda vez que por no exigir a LOS SERVIDORES PÚBLICOS que sean cuidadosos en lo que dicen, y que en congruencia cumplan con lo que prometen; les estamos dando “patente de corso” para actuar, hacer y deshacer como les plazca. Luego entonces, la ciudadanía debiera empezar a actuar en consecuencia para obligar a los referidos funcionarios de cualquier nivel, a abandonar de golpe “la mentira, el engaño y las medias verdades”, e iniciar una etapa en la que cuando “abran la boca” para declarar algo en el contexto de su responsabilidad, lo hagan habiéndolo pensado y revisado minuciosamente; so pena, de recibir el reclamo y la descalificación respectiva. Esta introducción resulta necesaria para el caso que a continuación expongo y que tiene que ver con una declaración reciente de ANTONIO ECHEVARRÍA GARCÍA, quien me parece que ya se hartó de ser el receptor único de los reclamos y las críticas de los nayaritas; es decir, de ser quien asume toda la responsabilidad por la novatez, errores y hasta omisiones de algunos de sus funcionarios. O que quizá por al fin haberse dado cuenta de que su gobierno es sólo de cuatro años y ya casi se va el primero, ahora sí parece dispuesto a dejar de lado afectos personales y compromisos políticos en aras de dinamizar y hacer más eficaz la administración que encabeza. Me refiero mis estimados lectores a una reciente declaración que escuché que hizo el joven gobernante nayarita en la radio en relación con el incremento salarial a los policías estatales, misma en la que sin tapujos y palabras más, palabras menos aseguró: “Si en esta quincena no se les pagó el aumento que prometí a los agentes de seguridad, correré de inmediato a mi Secretario de Finanzas”. Declaración en la que abundó señalando que a partir de esta fecha sería la tónica en este sentido, es decir, que el funcionario que no dé resultados o no esté a la altura de las exigencias de su cargo, correrá la misma suerte y será inmediatamente sustituido por otro mejor calificado. ¿Interesante y comprometedora declaración o no? Interesante en primer término, porque nos dice a los ciudadanos que pondrá por delante la eficiencia de la administración, y en segundo, porque una vez hecha esta promesa, ya pronto le estarán llegando quejas y pruebas de parte de la ciudadanía en relación con más de alguno de sus funcionarios que como textualmente él lo dijo: “NO ESTÁN DANDO LA MEDIDA”. Por mencionar un caso, tengo información de que en función de la declaración hecha recientemente por parte del Director de SEPEN Lic. Antonio Serrano, en el sentido de un posible desfalco heredado de la administración anterior del que mencionó ya existen decenas de denuncias; hay quienes estamos interesados en conocer mayor información al respecto sobre todo en cuanto a ¿Quiénes las presentaron? ¿Números de expedientes e instancias ante las que se presentaron? Y particularmente, sí él titular de la institución de referencia ha turnado por su parte las que corresponden por el perjuicio causado a ese organismo. De este caso y otros más nos habremos de ocupar los comunicadores a ver si con ello logramos por nuestra parte, contribuir a que como lo señalé líneas arriba, que LOS FUNCIONARIOS SEAN SERIOS Y CONGRUENTES con lo que declaran. ¿Coincides mi estimado lector?
COROLARIO: ROBERTO SANDOVAL pasó años señalando y culpando a NEY GONZÁLEZ como saqueador del erario estatal. ¿Y qué paso? Jamás actuó legalmente en su contra. Hoy sabemos que TALES DECLARACIONES solo fueron un distractor para cubrir sus propias fechorías y para finalmente superarlo como ladrón. Esperemos que no se repita la historia. Hasta la próxima.