TRIUNFO CONTUNDENTE E INOBJETABLE DEL CANDIDATO DE IZQUIERDA

Pues con el saludo afectuoso de siempre a mis estimados lectores, inicio comentando la noticia del momento en cuanto a que se develó el misterio y se corroboró el pronóstico que las empresas encuestadoras serias vinieron sosteniendo durante los últimos meses sobre el inminente triunfo de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR. Esto fue sin duda la crónica de una derrota anunciada con gran antelación y que muchos necios se negaron a ver a pesar de las evidentes señales en ese sentido. Señales que mostraban claramente que el liderazgo y las proclamas del perseverante tabasqueño habían logrado permear al fin en el grueso de los mexicanos. Triunfo tan contundente e inobjetable que de manera en verdad inédita, obligó a MEADE Y ANAYA sus principales adversarios en la contienda a reconocer su derrota a muy temprana hora y ante la sorpresa de sus propios seguidores. Los titulares de la prensa escrita son elocuentes y hablan por sí mismos: “Paliza Electoral”, “Derrota apabullante”, “Carro completo”, “Desaparición de partidos”, etc, etc. Así fue el resultado y de tal envergadura es este suceso político, que incluso analistas del ámbito internacional afirman que los mexicanos tendremos al gobernante con el más alto nivel de legitimidad de la época moderna. Legitimación que le otorgan los millones de mexicanos que además de hacerlo su presidente, ponen a su favor una amplia mayoría en el Congreso de la Unión para que pueda llevar adelante su Proyecto de Gobierno. Así pues, aunque quizá en nuestro país tengan que pasar algunos días para que se asimile la verdadera dimensión e importancia de lo que sucedió, lo cierto es que ante los ojos de la comunidad internacional los mexicanos logramos derrumbar el gran mito de que en México nunca habría un gobierno de izquierda debido a nuestra cercanía con los Estados Unidos de Norteamérica. País vecino cuyo gobernante seguramente deberá revisar el estilo y el tono de la política que venía sosteniendo con México, pues ahora tratará con un presidente que a diferencia de cuando menos los últimos cinco, posee una visión evidentemente nacionalista y buscará el progreso de su pueblo.
Terminó la contienda electoral y ahora llevar a cabo El Nuevo Proyecto de Nación es el compromiso. Para el caso, “el nuevo líder” deberá construir la sinergia política necesaria que brinde las condiciones para construir el progreso prometido. Esto se dice fácil, pero hacerlo es otra cosa, así que en los próximos días habremos de estar atentos a las primeras acciones de ANDRÉS MANUEL rumbo a ese ambicioso propósito. Por lo pronto, resulta elocuente y esperanzador que ya desde este martes se esté reuniendo con el aún Presidente de México Enrique Peña Nieto, mismo con el cual habrá de estar cabildeando y tejiendo finamente para lograr una transición conveniente y en los mejores términos. Finalmente, un servidor podría decir a nombre de los millones de mexicanos que le dimos nuestro voto “AL PEJE” lo siguiente: “Pues ahí está lo que nos pediste y estamos listos para apoyarte… Ahora tú dinos lo que sigue y decide pa’dónde le damos”.
COROLARIO.- La Educación Pública y la nueva relación con el sector magisterial son temas que AMLO prometió atender con prioridad. Del cumplimiento de esta y otras promesas estaremos atentos por nuestra parte para aportar y comentar lo pertinente. Demos la bienvenida a esta NUEVA ETAPA DE MÉXICO. Hasta la próxima.

Compartir
Artículo anteriorMis Archivos
Artículo siguientePALESTRA