¿SANA DEMOCRACIA O DESENCUENTRO EN EL PAN NAYARIT?

Como producto del recientemente pasado proceso electoral federal dos partidos políticos perdieron su registro, y otros más, resultaron severamente golpeados al perder la posición privilegiada que anteriormente tenían en el contexto de aceptación ciudadana. Así, en el nuevo escenario político nacional PANAL y PES ya no existen, y PRI, PRD y PAN no son ya lo que antes fueron. Por su parte, y a pesar de la derrota sufrida por su candidato presidencial, ACCIÓN NACIONAL fue el que salió mejor librado; por ello, si logra mantenerse suficientemente unido, de manera natural estaría llamado a liderar la oposición al nuevo régimen que comenzará este primero de Diciembre. Sin embargo, mantenerse cohesionados en tiempos de derrota resulta más complicado que en tiempos de bonanza, pues en función de que los espacios y las prerrogativas económicas escasean la disputa por ganarlos se torna feroz. Esta es LA REALIDAD que se vive actualmente tanto en el ámbito nacional como en las propias entidades y Nayarit no es la excepción, pues en este momento y a reserva de equivocarme, observo que se vive un serio desencuentro que divide al antes monolítico grupo que usufructuó los beneficios de este partido durante cuando menos los últimos 15 años. Grupo que como todos sabemos, sirvió tácitamente a los intereses políticos y económicos de una Familia Echevarría García que a reserva de mejor opinión, considero va cada día más a la baja aun teniendo (o quizá debido a ello) a uno de los suyos como gobernante. Esta es la situación que un servidor observa que sucede en este momento en el seno del PARTIDO ACCIÓN NACIONAL NAYARITA, mismo que se encuentra en un proceso de renovación de dirigencia estatal sobre el que parecen cernirse NEGROS NUBARRONES, toda vez que quien fungió como “Gerente plenipotenciario del partido” contando con toda la plena confianza de “la familia” durante todos estos años el hoy Diputado Federal RAMÓN CAMBERO PÉREZ; decidió jugarles las contras. Es así como en este momento, ”más que una fiesta democrática” como se trata de aparentar, lo que se está viviendo al interior del mencionado partido, es una encarnizada lucha por la dirigencia estatal en la que el experimentado ex subsecretario de Gobierno JUAN GUERRERO, enfrenta al polémico tuxpense MANUEL GUZMÁN. El primero prácticamente figurando como “candidato oficial” en virtud de que emerge del equipo que hasta la fecha ha venido operando el CDE; y el segundo, representando tanto a “la familia”, como a los diversos liderazgos que históricamente han luchado contra RAMÓN CAMBERO y compañía. Ambos contendientes visitan en este momento a los militantes intentando obtener el voto de los poco más de dos mil panistas de la entidad; Militantes que no hay duda, tienen bastante claro qué se juega y quiénes están detrás de cada uno de los candidatos en cuestión. ¿Hay posibilidad de una negociación de última hora para llegar unidos en torno a un CANDIDATO DE UNIDAD? Ante esta interrogante, JUAN GUERRERO que fue el único candidato que aceptó entrevistarse con el grupo de columnistas del que forma parte un servidor contestó enfáticamente: “Ya se intentó por nuestra parte en su momento y no se pudo, así que la militancia será la que decidirá quién será SU NUEVO DIRIGENTE ESTATAL”. Concluyo señalando por mi parte que bueno sería que así fuera, es decir, que en verdad presenciáramos una verdadera justa democrática de la que emergiera la nueva dirigencia partidista; el problema es que contrario a ello, me consta que diversos “actores ajenos al partido”, se andan moviendo para intentar inclinar la balanza a favor o en contra de alguno de los dos candidatos en comento. Así están las cosas, la moneda se encuentra en el aire y pronto veremos de qué lado están tanto el oficio político como la capacidad para ganar la elección. Así que… ¡Hagan sus apuestas señores!
COROLARIO.- En Nayarit, al igual que en el resto del país, LA MAYORÍA DE LOS PERSONAJES DE LA CLASE POLÍTICA TRADICIONAL se encuentran severamente desgastados. Esta situación debiera ser “favorable caldo de cultivo” para que emerjan LOS NUEVOS LIDERAZGOS POLÍICOS QUE MÉXICO OCUPA. Hasta la próxima.