• Según los científicos, al ser aplicado en la piel, el medicamento detendrá la necrosis, la cicatrización de la piel y el dolor por completo

México. Viernes 03 de mayo del 2019.- Investigadores de la Universidad de Sídney, Australia, han descubierto el antídoto para la letal picadura de medusa de caja, también conocida como avispa de mar, y considerada como la criatura más venenosa de la Tierra. El estudio fue publicado en la revista Nature Communications.
Según recoge el portal Science Daily, la criatura de la especie ‘Chironex fleckeri’, que habita generalmente en aguas costeras de Australia, tiene cerca de 60 tentáculos de hasta 3 metros de largo, y cada uno posee millones de ganchos microscópicos que contienen el veneno. Cada medusa de caja porta una cantidad de veneno capaz de matar a más de 60 personas, y una sola picadura causa necrosis en la piel, un terrible dolor, y en el caso de que tenga suficiente veneno, un paro cardíaco y la muerte en pocos minutos.
Ahora el equipo de investigadores liderado por el profesor Greg Neely y el doctor Raymond Man-Tat Lau ha encontrado un “antídoto molecular” que bloquea los síntomas si se aplica en la piel en un plazo de 15 minutos después de la picadura. El mismo ya fue probado exitosamente en células humanas fuera del cuerpo y en ratones vivos.
“Estábamos examinando cómo funciona el veneno para tratar de comprender de mejor manera cómo causa el dolor”, explicó Greg Neely. “Con la ayuda de nuevas técnicas de edición del genoma CRISPR logramos identificar rápidamente cómo este veneno mata las células humanas. Afortunadamente, ya existía un medicamento que era capaz de actuar en la vía que el veneno usa para matar células, y cuando lo probamos como un antídoto en ratones descubrimos que podía bloquear la cicatrización del tejido y el dolor relacionado con las picaduras de la medusa”, afirmó.
El autor del estudio agregó que hay otros tipos de medusa de caja, pero se desconoce cómo funciona el antídoto en esas especies. “Estudiamos la más grande, la más venenosa y aterradora”, afirmó en referencia a la ‘Chironex fleckeri’. “Nuestra droga funciona con la bestia grande. Aún no sabemos si funciona con otras medusas, pero sabemos que funciona con la más mortífera”, precisó.
El profesor Neely, sin embardo, observó que aunque se sabe que el medicamento detendrá la necrosis, la cicatrización de la piel y el dolor por completo, todavía se desconoce si será capaz de prevenir un ataque al corazón. Ese aspecto necesitará más investigaciones, indicó.
Por su parte, Raymond Man-Tat Lau destacó que su estudio es “la primera disección molecular de cómo funciona este tipo de veneno y, posiblemente, cómo funciona cualquier veneno”.