Lo sorprendió cuando pescaba en el río Ameca

Por: Víctor Trejo Olmos

Bahía de Banderas, Nayarit. Lunes 03 de septiembre del 2018.- Tragedia en el río Ameca, un cocodrilo muerde y mata a un pescador ribereño de la región. Por varias horas se especuló sobre la veracidad del reporte, sin embargo entrada la tarde el reptil paseó con el cuerpo sobre el cauce de este río que divide al estado de Jalisco y Nayarit.
La mañana de ayer lunes, un reporte fue recibido por las autoridades preventivas en el que señalaba que una mujer que cruzaba el puente del río Ameca había observado el forcejeo entre un cocodrilo y una persona.
Hasta el borde del río acudió personal de protección civil de ambos municipios para iniciar con las pesquisas de la posible confrontación, por lo que recorrieron por varias horas los bordes de su cauce por ambos estados.
Por ser una zona identificada como hábitat del cocodrilo, las cuadrillas ejecutaron las tareas con bastante cuidado, pues es común observar a los reptiles a diversas horas del día sobre la franja del Ameca y dentro de sus aguas.
Fue entonces que minutos después de las dos de la tarde fue observado el cuerpo de una persona ya sin vida que flotaba sobre el río, por lo que de inmediato comenzaron con las tareas de rescate, sin embargo, los elementos de protección civil quedaron atónitos cuando observaron a un costado de la persona, al parecer el pescador, al cocodrilo.
Durante esos momentos, varios de los presentes pensaron en sacrificar al animal para rescatar al cuerpo, pero el cocodrilo volvió a desaparecer de la vista de los rescatistas al sumergirse con todo y el cuerpo de quien se presume es el pescador.
Una vez ya confirmado el reporte sobre el ataque que derivó en la muerte de una persona, hasta estos momentos desconocida, las tareas de vigilancia y rescate prosiguieron con más intensidad.
Entrada la 7 de la tarde las cuadrillas de vigilancia y rescate determinaron instalar un campamento de acción inmediata para recuperar el cuerpo.
En el lugar también había personal de la Semarnat para evitar que se dañe al animal, el cual estaba en su hábitat y pese a las advertencias sabidas por los lugareños, principalmente los pescadores, siguen arriesgándose y trabajando en él.