.Manipulando al gobernador, Liberato y su hijo pretenden apoderarse del tricolor, echando fuera a
“Cotistas” y “Vallartistas”, para imponer a Gerardo Montenegro como candidato a Gobernador
Por: Jorge Plasencia
Tepic, Nayarit.- Lunes 9 de julio del 2018.- El canibalismo político dentro del tricolor ha llegado al grado de que el edificio
del Comité Directivo Estatal tenga que estar rodeado de policías ante la amenaza de que el cacique magisterial, Liberato
Montenegro Villa y su hijo, Aníbal Montenegro Ibarra, Secretario de Gobierno, se apoderen del partido por la fuerza.
Señalan destacados priistas, que en el PRI, se vive una guerra sin cuartel en donde la pelea por los despojos que
quedaron después de la histórica derrota del 1 de julio, es sin tregua y sin piedad pretendiendo apoderarse del partido
con miras al 2020, fecha en que estará en juego la gubernatura y la legislatura de Nayarit.
Aseguran que seudopriistas arribistas sin escrúpulos, los que aprovechando la rebatinga, pretenden echar fuera del
partido al aún Senador de la República, Manuel Cota Jiménez, porque representa un peligro para sus ambiciosas
pretensiones, y junto con él también quieren echar fuera al ex candidato a gobernador, Lucas Vallarta Robles, y a otros
cuadros priistas de la vieja guardia considerados pilares del partido que a través de los años han mantenido mucha
fuerza y representatividad.
Denuncian que vividores, sinvergüenzas, centaveros, y oportunistas con largo historial de traidores, pretextando
traición, sin mirarse la cola, han emprendido una férrea cacería de priistas acusándolos de haber apoyado al Peque
Vallarta en el Distrito I, quien al no recibir la oportunidad dentro de su partido, jugó por otra opción política.
Destacan que al grupo de Liberato Montenegro, el que desde la Secretaría de Gobierno, a través de Aníbal Montenegro
viene tejiendo fino desde que inició la presente gubernatura de Antonio Echevarría García, esperando con ansias este
momento de poder tomar por asalto el tricolor, para tratar de imponer a Gerardo Montenegro como candidato a
Gobernador, no le será fácil, echar fuera a los grupos políticos de Manuel Cota Jiménez y Lucas Vallarta Robles, ambos,
ex candidatos a la gubernatura, a pesar de contar con todo el aparato gubernamental para hacerlo, y es que resaltan
queen todo Nayarit se escucha decir que quien realmente está gobernando es el cacique magisterial, Liberato
Montenegro, a través de su hijo, Aníbal Montenegro, ya que abiertamente están trabajando desde ahora para hacer
Gobernador a su otro vástago, Gerardo Montenegro Ibarra, a costa dicen, del desprestigio de quien lo sentó en la silla
de la Secretaría General.
Cota Jiménez cuenta, aseguran los priistas, con una gran estructura en todo el estado que lo mantendrá vigente aún
cuando no haya alcanzado un escaño en el Congreso de la Unión, que lo impulsará dentro del PRI para que vuelva a
participar, teniendo amplias posibilidades de ganar, ante los resultados de la desastrosa administración de Antonio
Echevarría García, quien aún no se ha dado cuenta que es el gobernador del estado y se la pasa posteando chiquilladas
en su cuenta de Facebook importándole un comino los graves problemas que vive Nayarit, acrecentando con ello la
indignación de la ciudadanía porque nuestro estado está sin pies ni cabeza.
La molestia en contra del actual gobierno se reflejó en las urnas y se refleja a diario en las redes sociales en donde
quienes votaron a favor de Antonio Echevarría ahora lo repudian y se dicen arrepentidos de haber votado por él, y sólo
esperan las siguientes elecciones para volver a refrendarle su rechazo, destacan.
Adelantan que en los próximos días nos daremos cuenta de alianzas, encuentros y desencuentros que se protagonizarán
dentro del tricolor. En esta ocasión la gente se volcó en las urnas en contra del gobierno priista de Peña Nieto, y arrasó
el fenómeno López Obrador, pero en las próximas elecciones ya no habrá elecciones federales, y la oposición en Nayarit
tiene hasta el momento puros gallos flacos; el PRI querrá recuperarse obteniendo gubernaturas, ya que en la presente
elección no ganó ninguna de las 9 en disputa, por eso la lucha dentro del PRI en estos momentos es implacable.
Rebelan que Delegados del PRI hablan que habrá guillotina pareja para robertistas y cotistas, y que el primero en caer
será el cotista, dirigente estatal, Enrique Díaz, pero todo depende de las alianzas que se hagan para que otro cotista siga
dirigiendo los destinos del PRI.
No hay que olvidar –manifiestan- que en las pasadas elecciones a gobernador en Nayarit, Roberto Sandoval operó
abiertamente a favor de Antonio Echevarría García, lo mismo que Agueda Galicia Jiménez, y allí siguen ostentándose
priistas enquistados en el partido, “sólo se dijo al igual que ahora que los irían a expulsar”. Agregan que mucho se habló

de que apaciguaron a Cota para que fuera Toño el Gobernador con la promesa de que a la próxima le darían la
gubernatura, por eso se quedó quieto.
Consideran los destacados priistas que el tricolor la tiene fácil, ante la desaparición del PRD y un PAN cada vez más
debilitado que a pesar de ser el único que participó en coalición con otros partidos en el Distrito III, lo perdió frente a
una total desconocida.