POR JAIME LUIS BRITO

CUERNAVACA, Mor. (apro).- “Ya nos cansamos de vivir en bolsas, exigimos que nos entreguen nuestros recursos, nuestro dinero, queremos construir nuestra casa. Jojutla no está de pie, Jojutla sigue en la calle”, clamaron los damnificados del sismo del 19 de septiembre después de pernoctar cinco días en la delegación de la Secretaría de Desarrollo Agraria, Territorial y Urbano (Sedatu).
Afectados provenientes de Jojutla y otros municipios salieron a las calles y bloquearon por más de tres horas la autopista del Sol-Paso Exprés de Cuernavaca en su sentido norte-sur. Fue hasta casi las tres de la tarde que la propia titular de esa dependencia, Rosario Robles Berlanga, se comprometió a reunirse con los afectados este martes 6.
Más de 50 personas, quienes pernoctaron desde el jueves pasado en las oficinas de la delegación, ofrecieron una rueda de prensa en la que calificaron de una “burla” el hecho de que no han sido siquiera recibidos por parte del delegado Rodrigo Peña, quien se ha escondido pretextando que ha tenido diversas reuniones en la Ciudad de México.
Los inconformes provocaron un enorme conflicto vial en la autopista del Sol, al realizar el bloqueo desde las 11:30, a la altura de la intersección con la avenida Vicente Guerrero, bloqueando los cinco carriles que conducen de la Ciudad de México al puerto de Acapulco.
Con mantas, pancartas y consignas, los afectados advirtieron que es sólo una de las formas de movilización que estarán llevando a cabo para demandar el cumplimiento de sus exigencias. Igual informaron que no han recibido completos los recursos ni del gobierno federal ni del estatal que encabeza Graco Ramírez para llevar a cabo la reconstrucción y recuperación de su patrimonio.
Según el alcalde de Jojutla, Alfonso de Jesús Sotelo, quien acompañó la movilización, son 2 mil 692 familias que fueron censadas por el Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) las que sufrieron afectación parcial o total de su patrimonio.