* Realizan encuentro sorpresa; preparan reunión de alto nivel para el 1 de junio

Por: La redacción

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un mes después de celebrarse la primera cumbre intercoreana, los líderes Moon Jae-In (Corea del Sur) y Kim Jong-Un (Corea del Norte) sostuvieron un sorpresivo encuentro de dos horas, el pasado fin de semana, en la aldea fronteriza de Panmunjom.
De acuerdo con un despacho informativo de la agencia EFE, ambos mandatarios preparan una reunión de alto nivel para el 1 de junio, con el fin de impulsar el acercamiento.
Una portavoz del Ministerio de Unificación detalló que el encuentro en la frontera se centrará en empezar a implementar lo acordado por los dos países –técnicamente aún en guerra– en su declaración conjunta firmada el pasado 27 de abril.
Los dos países acordaron trabajar para mejorar relaciones y establecer la paz y la “total desnuclearización” de la península coreana.
El acercamiento atravesó un bache a mediados de mayo, cuando Pyongyang canceló súbitamente una reunión de alto nivel y condenó unas maniobras conjuntas aéreas realizadas por Estados Unidos y Corea del Sur.
Sin embargo, los contactos se recuperaron a raíz de la reunión mantenida por sorpresa el sábado pasado entre los dos líderes coreanos.
El encuentro del sábado también sirvió para volver a encarrilar la celebración de la cumbre entre Kim y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, después de que el mandatario estadunidense la canceló el jueves pasado por considerar demasiado agresiva la actitud de Pyongyang.
Entre los posibles temas a tratar en la reunión de alto nivel del viernes estaría la celebración de un encuentro de familias coreanas separadas por la guerra, previsto para el 15 de agosto.