* Piden al gobierno de Ecuador un acuerdo con sus captores

POR LA REDACCIÓN

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El reportero Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra, trabajadores del diario El Comercio de Ecuador, secuestrados hace una semana en la frontera con Colombia, pidieron al gobierno de su país que llegue a un acuerdo con sus captores para obtener su libertad.
En un video difundido en Bogotá por el canal de televisión RCN, la madrugada de este martes, Ortega, Rivas y Segarra aparecen abrazados, con cadenas y candados al cuello.
A uno de ellos se le oye decir que los captores –a quienes no identifica– exigen un intercambio por “sus tres detenidos” en Ecuador, para que puedan “ir sanos y salvos” a su país.
Asimismo, demandan el fin de la cooperación antiterrorista con Colombia.
Desde el momento del secuestro, perpetrado por presuntos guerrilleros colombianos disidentes el pasado 26 de marzo, los periodistas realizan vigilias en Quito para pedir el regreso de sus colegas.
Las concentraciones se han extendido a otras ciudades ecuatorianas bajo la consigna: “Los queremos libres”, mientras en redes sociales se difunde la etiqueta “#NosFaltan3”.
El pasado jueves 29 de marzo, el gobierno ecuatoriano, a través del ministro de Interior César Navas, dio a conocer que estaba en negociaciones para obtener la liberación del equipo de prensa, aunque declinó dar detalles sobre las demandas de los captores.
Hasta el sábado 31 las autoridades sabían que los tres rehenes “estaban bien”, dijo Navas, único vocero autorizado por el gobierno para hablar sobre el tema.
Ortega y sus compañeros fueron secuestrados mientras realizaban reportajes en el poblado de Mataje, en la frontera con Colombia.
En la zona, las autoridades de ambos países persiguen por separado a guerrilleros que se apartaron del proceso de paz con las ya disueltas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), de acuerdo con un despacho informativo de AP.
El Ejército colombiano señaló a los disidentes que comanda el ecuatoriano Walter Artízala, conocido como Guacho, como los responsables del secuestro.