*Rosario Robles incumplió con los objetivos del programa, de Apoyo a la Vivienda

POR MATHIEU TOURLIERE ,
CIUDAD DE MÉXICO (apro).-
La Auditoría Superior de la Federación (ASF) todavía no termina de entregar sus auditorías sobre la Cuenta Pública 2016, pero ya reprobó algunos aspectos de la gestión de Rosario Robles Berlanga al frente de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).
El pasado 18 de octubre, por ejemplo, la ASF finalizó un documento demoledor sobre la operación del Programa de Apoyo a la Vivienda (PAV) realizada por la Sedatu en 2016: en ello, estimó que la dependencia incurrió en mal uso de recursos por mil 792 millones de pesos y, además, que incumplió con los objetivos del programa.
Ello no ha de sorprender: Año tras año desde el arranque del sexenio de Enrique Peña Nieto, Robles fue severamente reprobada en el ejercicio de la fiscalización: La ASF le detectó malos manejos de dinero por un monto que rebasa los 4 mil 544 millones de pesos.
Entre 2013 y 2015, mientras dirigía la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), el órgano fiscalizador desnudó una red de desvíos multimillonarios operada por la dependencia a través de universidades estatales y empresas fantasma, y señaló malos manejos de dinero en la aplicación de programas en distintos estados.
La ASF determinó –en sus distintas auditorías– que la Sedesol, entonces a cargo de Robles incurrió en repetidos “probables daños o perjuicios o ambos a la hacienda pública”, con montos que se elevaron a por lo menos mil 740 millones en 2013, mil 17 millones en 2014 y mil 787 millones en 2015.
A lo largo de los últimos seis meses, el órgano fiscalizador adelantó la publicación de algunas auditorías, siete de ellas en torno a la Sedatu, y dos más se difundirán este martes 20, fecha en la que se entregará el informe final de fiscalización de la Cuenta Pública 2016.