Trinchera Universitaria

Roberto González Bernal

La denuncia que se interpuso el día de ayer en la fiscalía general del estado, es la segunda denuncia contra Nacho Peña y la cuarta que hemos interpuesto los del STUAN: Dos contra Juan López Salazar y quienes resulten responsables y las otras dos contra Nacho Peña y quienes resulten responsables. Los posibles delitos son fraude, abuso de confianza, ejercicio indebido de funciones y administración fraudulenta.
Nosotros creemos que los delitos están configurados, así como para que el ministerio público consigne ante un juez y este les imponga la sentencia que considere. En otros términos, lo que queremos decirles es que los universitarios integrados en el STUAN estamos cumpliendo con la responsabilidad histórica que nos toca jugar que es la de impulsar que los recursos públicos se manejen trasparentemente, con honestidad, pero serán las instituciones de hacer justicia las que decidirán si hay delitos o no.
Es en esta etapa donde las cosas se pueden torcer. En el gobierno anterior todo estaba congelado por el amasiato político entre el ex gobernador con los rectores, tanto el anterior como con el actual. El ex gobernador Sandoval protegió a los rectores porque lo más probable es que estuviera en la “polla” del saqueo de Juan López Salazar y su pandilla, saqueo que el hoy rector de la UAN Nacho Peña protege al ser cómplice por omisión y ser tapadera de los privilegios que se siguen otorgando a los mal llamados sectores.
El gobernador y el fiscal serán los primeros que decidirán si protegen la corrupción de Nacho Peña y su pandilla o no la protegen. Si deciden proteger a Nacho Peña seguramente que los ministerios públicos nos dirán que no hay lugar para la configuración de ningún delito y le darán carpetazo al asunto. Desde luego, si esa es la postura del gobierno, a los del STUAN no nos quedará más que acudir a instancias nacionales para que se haga justicia. Sin embargo, les daremos el beneficio de la duda hasta la elección presidencial, si de aquí a dicha elección presidencial no hay respuesta, entonces acudiremos a otras instancias para hacer valer la justicia en Nayarit. Pero si los del gobierno deciden que sí hay lugar a delitos y consignan ante un juez, entonces entran otros actores a la decisión: serán los jueces y con ellos los titulares del poder judicial quienes tendrán una importante decisión en el futuro de los rectores, tanto de Juan López Salazar como de Nacho Peña.
Seguramente, los argumentos legales no serán los únicos que valorarán los del gobierno estatal para tomar su decisión. Ahí entrarán factores como la “estabilidad”, otros como los “acuerdos en lo oscurito” y otros más como el “amiguismo” o el “compadrazgo” entre autoridades estatales y autoridades rectorales. El peso de cada uno en la decisión política de castigar o no a los delincuentes dependerá del gobernador y del fiscal y uno que otro asesor que meta su mano en la cabeza del gobernador y le llegue a conquistar la oreja para que decida si el dedo está para arriba o si el dedo está para abajo, como los romanos.
Para nosotros el escenario es muy claro. Si no hay castigo para Juan López Salazar ni para Nacho Peña cuando los delitos son evidentes, nuestra conclusión es sencilla: el gobierno estatal se convertirá en tapadera de corruptos. Por eso mismo no juzgamos a priori. Y no lo hacemos porque vemos a un gobernador decidido a limpiar las instituciones, vemos a un fiscal decidido a combatir delincuentes, pero, para nosotros lo que cuentan son los hechos, son los resultados y, así como el gobernador declaró que, si había funcionarios que no le den resultados, los mandaría a su casa, asi también nosotros le estamos dando el beneficio de la duda, de no decepcionarnos de su gobierno hasta un tiempo prudente como es la elección presidencial y, si de ahí para adelante el gobernador y su fiscal no dan resultados, pues seguramente que también les vamos a exigir cuentas como ciudadanos.
Si nuestro pleito es contra la corrupción y por no aceptar un funcionario inútil al frente de la Universidad como lo es Nacho Peña, de la misma manera no aceptaremos gobernantes inútiles y que sean tapadera de corruptos. El gobernador Echevarría debe tener altura de miras como para ser un gobernante que pase a la historia de Nayarit como alguien que transformó Nayarit iniciando con quitar el lodazal de las instituciones públicas. Así que el gobernador Echevarría ya tiene en su cancha la pelota caliente de la Universidad y ya no tiene justificación para no actuar. Ya son muchos años de saqueo indiscriminado en la Universidad como para seguirles permitiendo a las mafias internas que sigan hundiendo a la máxima casa de estudios nomas porque el gobernador y su fiscal no actúan en consecuencia. Sé que Toño y Petronilo sí tienen voluntad, pero necesitan demostrarla. Combatir los corruptos con puños de saliva no sirve. Ahí está la cuarta denuncia.
PD. Y, por cierto, desde aquí le enviamos una invitación a los integrantes de la llamada Comisión de la Verdad para que agarren las denuncias de la Universidad como suyas. Hasta donde sé, y no sé si eso sea cierto, sesionan en las instalaciones de Luis Manuel Hernández Escobedo, personaje el emblemático de la corrupción universitaria. ¿Será eso una limitante como para que la Comisión de la verdad también haga ruido con los temas de la corrupción universitaria?

Compartir
Artículo anteriorEnfrenta a narcos
Artículo siguienteMis Archivos