Constitucional, presumir paternidad de quienes se rehúsen a la prueba de ADN: SCJN

POR LA REDACCIÓN
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Suprema Corte de Justicia de la Nacional (SCJN) declaró constitucional presumir la paternidad de las personas que se rehúsen a que se les practique una prueba de ADN en un juicio de paternidad.
La Primera Sala aprobó la propuesta del ministro Arturo Zaldívar en el amparo directo en revisión 2944/2017, donde se plantea que en el caso se presenta la colisión de dos derechos: el derecho a la identidad y el derecho a la intimidad.
Precisa que las personas tienen derecho a conocer su origen biológico, ya que esto tiene una enorme trascendencia en la imagen que generan de sí mismas y también tiene importantes consecuencias jurídicas y psicológicas.
Por otra parte, la toma de una muestra genética implica recabar información que pertenece al ámbito privado del ser humano, en tanto puede poner en evidencia condiciones genéticas, relacionadas con aspectos patológicos hereditarios o algunas tendencias o proclividad a determinadas conductas, puntualiza la propuesta.
En consecuencia, la Primera Sala estimó que en el caso era necesario ponderar esos derechos para evaluar si la afectación al derecho a la intimidad era proporcional. En este sentido, se estimó que la prueba de ADN tiene un alto impacto en la protección del derecho a la identidad, ya que permite averiguar con absoluta certeza quiénes son los padres biológicos.
En cambio, la afectación a la privacidad, apuntó, es moderada porque al desahogar la prueba genética no se obtiene toda la información del ADN, sino sólo la necesaria para verificar la paternidad; además, no se puede obligar a las personas a que se sometan a la prueba, sino que solamente se presume la paternidad si se rehúsan a que se les practique la prueba.
En el caso, una mujer demandó a una persona el reconocimiento de paternidad al pensar que era su padre. Durante el juicio se pidió que se le hiciera una prueba de ADN al demandado, sin embargo, éste se negó a que la prueba le fuera practicada. Por esa razón, el juez estimó que —con fundamento en el Código Civil de Guanajuato— debía presumirse que el demandado sí era el padre biológico de la actora y por tanto decretó la paternidad.
La decisión fue confirmada en apelación. Inconforme, el condenado promovió amparo en el que dijo que el hecho de que se presumiera la paternidad violaba su derecho a la intimidad, ya que lo obligaba a practicarse una prueba genética dándose a conocer información privada contenida en su ADN.
En la sentencia de la SCJN se concluyó que una prueba de ADN en el contexto particular de un juicio de paternidad no supone una intromisión desmedida, arbitraria ni irracional para la privacidad de un individuo. En contraste, su exclusión puede resultar devastadora para una persona.