* Las múltiples réplicas están obstaculizando los esfuerzos de rescate, sobre todo en las zonas montañosas, y mantienen en alerta a la población

México, D.F. miércoles 28 de febrero del 2018.- Agencias/ Treinta muertos y graves daños materiales son las consecuencias del terremoto de magnitud 7,5 y sus decenas de réplicas, que desde el pasado 25 de febrero no han dejado de sacudir la provincia de Tierras Altas del Sur, en Papúa Nueva Guinea.
Los movimiento telúricos han provocado también deslizamientos de tierra que afectaron a la minería y a las infraestructuras de gas y energía, además de cortar las comunicaciones; varias aldeas han sido arrasadas y el barro ha contaminado fuentes de agua potable, informa Reuters con referencia a los residentes locales.
Las múltiples réplicas —la última de la cuales, de magnitud 6,0, se registró este miércoles— están obstaculizando los esfuerzos de rescate, sobre todo en las zonas montañosas, y mantienen en alerta a la población.