El sindicato es una de las figuras más importantes del derecho laboral, pues otorga a los trabajadores una vía de defensa de sus derechos y una vía de obtención de mejores condiciones de trabajo.

En ese entendido, un grupo de generadores de contenido se ha unido para dar forma al primer sindicato de YouTubers, en razón de los atropellos de los que, a su parecer, ha sido objeto desde que la plataforma de video hizo cambios en su manera de monetizar.

El sindicato es una de las figuras más importantes del derecho laboral, pues otorga a los trabajadores una vía de defensa de sus derechos y una vía de obtención de mejores condiciones de trabajo.

En ese entendido, un grupo de generadores de contenido se ha unido para dar forma al primer sindicato de YouTubers, en razón de los atropellos de los que, a su parecer, ha sido objeto desde que la plataforma de video hizo cambios en su manera de monetizar.PUBLICIDAD

El generador de contenidos Jörg Sprave subió un video a YouTube llamado “Creadores, usuarios… ¡a las armas!” con la idea de darle a esta comunidad una voz y de empoderarla, y de orillar a la plataforma a considerar las opiniones de esta y a reconocer la importancia de sus contribuciones.

De esta manera, las peticiones de este sindicato son:

  • Monetización para todos. Hacer que los canales pequeños puedan monetizar otra vez.
  • Transparencia en las decisiones de contenido. Abrir una vía directa de comunicación entre quienes crean y quienes censuran.
  • Pago por views. Que se dejen de usar los canales sin monetización como “bait” para promocionar canales monetizados.
  • Equidad para todos los socios. Dejar de preferir a ciertos creadores por encima de otros, es decir, que se acabe la designación “Preferido por YouTube”.
  • Pago de acuerdo con el valor de lo entregado. Repartir el dinero de publicidad a todos los YouTubers en atención a la retención de audiencia, no a la publicidad adherida al contenido.
  • Esclarecer las reglas. Ponerlas sobre la mesa con ejemplos claros qué está bien y que definitivamente no puede hacerse.

Ahora, con miras a fortalecer su estrategia, el sindicato lanzó la campaña FairTube para reclamarle a YouTube justicia y transparencia.

Cabe recordar que en 2018 YouTube cambió sus algoritmos, de manera que ahora es más estricto al decidir qué videos pueden ser monetizados.

También es necesario apuntar que, en este caso, el término «sindicato» es más bien romántico, pues en realidad los YouTubers no tienen relación de trabajo con la plataforma, requisito indispensable para su conformación legal.