El robo al transporte público se incrementó considerablemente, denuncian transportistas

Por: Verónica Ramírez
Tepic, Nayarit.- Viernes 10 de agosto del 2018.- Asaltan a mano armada a todos los pasajeros del servicio público de la ruta Ruiz-Jesús María a temprana hora de este viernes.
La unidad circulaba de Jesús María, municipio Del Nayar hacia la capital del estado a comprar víveres y otros productos que no se adquieren en aquella zona pero tras el atraco, se tuvo que regresar a la sierra porque los pasajeros se quedaron sin un peso.
Líderes transportistas, denunciaron que el robo al transporte público en la zona serrana se incrementó considerablemente a tal grado de que cada semana se registra al menos un asalto a los camiones.
Actualmente, son diez rutas diferentes que trasladan a los usuarios en aquella región, y todos por lo menos una vez, han sido víctimas de la delincuencia.
Aseguraron que la gavilla de delincuentes tiene su zona de operación de La Cumbre a Jesús María, todo mundo tiene conocimiento de que siempre suceden los atracos en este punto pero hasta el momento, no se ha actuado para frenar esta situación.
De plano la gente ya no viaja, tiene miedo trasladarse de un punto a otro debido a que cada vez se cometen los ilícitos con más violencia y en ocasiones, viajan niños y ancianos que no pueden defenderse ante este tipo de acontecimientos, manifestaron los transportistas.
Y es que hace tres semanas, en un asalto por esta misma ruta, fueron baleados el checador y el chofer de una de las unidades, este último, recibió un impacto en la cabeza. Y es que al ver a los asaltantes, el operador de la unidad no se paró.
Los camiones circulaban con 8 corridas al día pero ante la ola de asaltos violentos, nada más se realizan dos por lo mismo porque ni los choferes ni la población quieren viajar ante el temor de sufrir un atraco.
Por lo pronto, los transportistas ya solicitaron la participación de las autoridades para que envíen una partida de elementos de seguridad para que vigile este tramo peligroso para tranquilidad de los usuarios y de los propios trabajadores del volante.

Compartir
Artículo anteriorGuerrilleros en la Sierra
Artículo siguienteLe cayó un rayo