El Consejo Universitario de la UNAM aprobó crear la licenciatura en Ingeniería Aeroespacial, la 129 que ofrece esta casa de estudios.

Se impartirá en la Facultad de Ingeniería, en Ciudad Universitaria, en donde los alumnos deberán cursar 10 semestres y cubrir 450 créditos. En el noveno semestre seleccionarán un campo de profundización: aeronáutica o espacial.

El plan de estudios se enfoca al desarrollo de conocimientos en ambas áreas y de habilidades del pensamiento, que permitan a los estudiantes comprender y aplicar el lenguaje y términos utilizados en la industria aeroespacial; también se orienta a la generación de proyectos tecnológicos y competitivos, y aplicaciones para la industria nacional e internacional.

Además, contempla conocimientos de las ciencias básicas, económicas administrativas, ciencias sociales y humanidades, y de la ingeniería aplicada.

El proyecto de creación destaca que el sector aeroespacial ha experimentado una constante transformación y ha permitido establecer una industria más globalizada, diversa y dinámica, con un impacto tangible en la vida cotidiana de las personas. Es una herramienta de posicionamiento geopolítico y ha impactado positivamente en la telemedicina, la educación a distancia, el control de tráfico aéreo y los sistemas de monitoreo y pronósticos del clima.

México destaca por su posición geográfica conveniente, sus políticas de libre comercio, su bono demográfico y mano de obra bien calificada; aquí han crecido los sectores de fabricación de autopartes y aeroespacial, principalmente en el ramo aeronáutico. Además, se han establecido tres corredores especializados que ubican al país como clúster regional del sector aeroespacial.

Éste es un sector en franco crecimiento, pues la demanda mundial de aviones y sus componentes, que se proyecta en 37 mil aeronaves para las próximas dos décadas; y en los últimos años los empleos en empresas de este ramo pasaron de 27 mil a 58 mil.

Asimismo, en la última década se han establecido en el país más de 300 empresas líderes en el ramo que exportan a diferentes mercados: 80 por ciento son manufactureras y 20 por ciento ofrecen servicios de diseño e ingeniería, mantenimiento, reparación y operaciones. Se prevé que para este 2020 el número crezca a 420 empresas, de las cuales se espera que al menos 75 sean de origen nacional.

A la necesidad de formar ingenieros aeroespaciales, agrega el proyecto de creación de la licenciatura, se suma la infraestructura de laboratorios nacionales con los que la UNAM dispone, a fin de que sus alumnos puedan comprobar teorías y métodos directamente con los resultados de proyectos científicos y tecnológicos que desarrolla la planta de profesores.