onald Trump ha dejado en incertidumbre a muchas compañías de tecnología, especialmente a Huawei. Por ello, Google metió presión al presidente estadounidense para definir y aclarar el futuro de las relaciones comerciales que se establecerán.

Directivos de siete compañías pidieron a Trump que tome una pronta decisión sobre Huawei en Estados Unidos de acuerdo con un comunicado emitido por la Casa Blanca.

El presidente se reunió con funcionarios de Google, Intel, Cisco, Qualcomm, Micron, Broadcom y Western Digital para hablar sobre el veto comercial impuesto a Huawei en Estados Unidos.

Según el comunicado, los líderes de las compañías pidieron a Trump que decidiera de forma oportuna sobre las restricciones que pesan sobre la compañía china. En respuesta a las solicitudes, el magnate dijo que estaba de acuerdo en decidir pronto.

El objetivo de la presión es saber qué sucederá o si Donald Trump cumplirá con su promesa que formuló para permitir a Huawei vender chips y otros pequeños componentes con los que se tiene que relacionar con las empresas tecnológicas.

Tras haber vetado a Huawei en la lista del Departamento de Comercio, muchos especularon que la compañía china ya no contaría con el sistema operativo Android, así como tampoco vendería chips u otros componentes, pero Donald Trump acordó una nueva tregua, así que Washington frenó la imposición.

El problema es que esa promesa aún no se materializa y las compañías de tecnología no tienen certeza de lo que ocurrirá.