mucho más allá de la órbita de Plutón

Es la segunda vez que un objeto hecho por los humanos llega tan lejos y esta misión permite a los científicos obtener información de esta región del espacio en la que dejan de percibirse las partículas de los vientos solares y solo quedan los materiales y vientos estelares procedentes de otras estrellas en el frío espacio interestelar. En 41 años de vuelo, las sondas hermanas Voyager 1 y 2 han llegado más allá de la órbita de Plutón y lograron salir de la Heliósfera, pero aún deben volar más de 30.000 años para abandonar por completo el Sistema Solar.