Señala el Senador que no se observa obra pública en el estado

Por: Verónica Ramírez
Tepic, Nayarit.- Martes 07 de agosto del 2018.- A once meses de asumir la administración del estado de Nayarit, el gobierno estatal y municipal ni siquiera están reprobados, no tiene calificación porque ni siquiera llegó al examen, afirmó el aún Senador de la República, Manuel Cota Jiménez.
A breves días de dejar el cargo de legislador federal, indicó que regresará a su tierra a continuar con su trabajo político y señalar los errores que cometa la autoridad.
“Yo lamento mucho lo que pasa en el Estado”, y es que no se observa obra pública, social ni política a lo largo y ancho de la entidad, pero respeta el pobre papel desempeñado por las autoridades.
Manuel Cota recordó que asistió a la toma de protesta del gobierno en turno pero lo hizo con la visión de reconocer – sin rencor y sin coraje-, aciertos y errores de quienes tienen el poder en turno.
Cuando se es oposición se tiene la responsabilidad de señalar las cosas con puntualidad y el argumento de que no han hecho ninguna obra pública porque dejaron las arcas de gobierno vacías es un pretexto burdo.
Recordó que cuando llegó a la alcaldía de Tepic tampoco le dejaron ni un peso, y al final tuvo que hacer hasta lo imposible por dejar huella.
“Yo aquí dejé-en el Ayuntamiento de Tepic- 20 millones de deuda pública y al paso del tiempo me di cuenta que está cerca de 800 millones”.
“No es un tema del político y el cargo para lamentar, es la oportunidad de servir y dar resultados y yo creo que lo más importante de los resultados es cercano a la gente, transparente y honesto que es muy importante”.
Reconoció que se ha visto envuelto en muchas acusaciones “y aquí me ven, vivito y coleando”.
Advirtió que el pueblo no perdona las mentiras y promesas de un gobierno y “ya verán el momento” porque la sociedad registra la complicidad y la alcahuetería con que se llegó al poder y la sociedad se va a cobrar esos errores.
“Si a mí el gobierno me invita –no a colaborar-, a sumarme a un esfuerzo, -no a trabajar, no a ser empleado-, pero igual lo haré como lo hice en el Ayuntamiento de Tepic, un hombre de oposición respetuoso, de altura y que me hice amigo de Tino Ávila al final y yo quiero hacerme amigo de Toño Echevarría Junior, yo quiero que le vaya bien”.
Pero si al final, no está haciendo las cosas bien, yo habré de señalarlo, finalizó el aún Senador de la República por Nayarit.