*Le da la espalda a Meade y Anaya pese a compromisos

Por: Servio Tulio Berumen
Tepic, Nayarit. Domingo 06 de mayo del 2018.-
En un hecho sin precedentes en la historia del país, el Gobernador del Estado, Antonio Echevarría García, atenido a los consejos de su “espíritu” democrático, tomó la decisión de “mandar por un tubo” a los candidatos presidenciales del PRI, José Antonio Mead y del PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya, para irse a la cargada con todo su ejército de votantes por el candidato presidencial de la Coalición MORENA-PES-PT, Andrés Manuel López Obrador, quién hasta la fecha sigue imbatible en todas las encuestas electorales al alcanzar records históricos de hasta el 48 y 50 por ciento en las preferencias electorales.
Por lo que la “acomodaticia” familia Echevarría, tras haber consultado a empresas especializadas de que el triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador, es “irreversible” a menos de dos meses de las elecciones, tomaron la decisión de irse a la cargada con el candidato presidencial de MORENA, estableciendo un “acuerdo de apoyo electoral” con el exgobernador de Zacatecas y Coordinador Regional de la zona occidente de MORENA, Ricardo Monreal, en el hotel “Las Palomas” de Tepic.
Derivado de estos acuerdos, el Gobernador del Estado, Antonio Echevarría García, “valiéndole madre” los arreglos que ya había pactado con el Presidente, Enrique Peña Nieto, para apoyar a José Antonio Mead y con Vicente Fox Quezada, para apoyar a Ricardo Anaya, designó a su principal consejera y operadora política, la lideresa del Sindicato del SUTSEM, Águeda Galicia Jiménez (que andaba con Ivideliza Reyes), como coordinadora “oficial” del gobierno en la campaña de Geraldine Ponce, candidata de MORENA a la Diputación Federal por el Segundo Distrito Electoral.
Quizás, éste acuerdo político hubiera pasado desapercibido para la mayor parte de los nayaritas, si Águeda Galicia Jiménez, no hubiera sido sorprendida tomando acuerdos, en las primeras horas de la mañana del pasado lunes 30 de abril con la candidata a la diputación federal de MORENA, Geraldine Ponce, en un conocido restaurant de la avenida allende de la Ciudad de Tepic.
Lugar, donde estuvo presente, el exdiputado local, Saúl Paredes, que supuestamente es uno de los principales operadores políticos del Partido Movimiento Ciudadano en la campaña de la candidata a la diputación federal por el segundo distrito de la Coalición Electoral PAN-PRD-MC, Ivideliza Reyes Hernández; casualmente, el mismo distrito por el que contiende la Reyna de la Belleza y candidata de MORENA, Geraldine Ponce.
Otro de los presentes en este cónclave político, fue el “traidorzuelo” de siete suelas, Alejandro Galván, quien siendo amigo, operador y socio del exgobernador, Ney González Sánchez, se ha hecho millonario con el dinero de las presuntas candidaturas, estafas y venta de publicidad que le ha hecho al PRI, PAN y PVEM. Por lo que ahora, es obvio que Alejandro Galván, de quien se dice tiene sus “queveres” con Geraldine Ponce, sólo la está “encilindrando” para venderle millones de pesos en publicidad; así le ha hecho con todos los partidos políticos, si no pregúntenle al “Chaparro” Ríos Lara, a Ramón Camberos y al Profe que impuso el exgobernador, Roberto Sandoval, al frente del Partido Verde Ecologista (PVEM), quienes recibieron fuertes “mochadas” por concesionar la venta de publicidad a éste “buitre”, que sólo aparece en las campañas electorales.
Desde 1999 a la fecha, muchísimos políticos nayaritas se han hecho famosos por sus grandes “traiciones” dentro del HIT PARADE POLÍTICO, entre ellos: Los Paredes, El Profe Fili, Ney González Sánchez, Guadalupe Acosta Naranjo, Ramón Camberos Pérez, Rafael “El Lobo” Valenzuela, Roberto Sandoval Castañeda, Liberato Montenegro Villa, Anibal y Gerardo Montenegro Ibarra, Alejandro Galván y Águeda Galicia Jiménez, entre otros muchos, quiénes por dinero son capaces de vender a su propia abuela; pero, como los Echevarría no hay otros.
Ya que hasta donde se sabe, Toñito, por los 600 millones de pesos, que le prestó el Presidente, Enrique Peña Nieto, a inicios de su gobierno (pacto de impunidad), se había comprometido a hacer ganar en Nayarit a José Antonio Mead; después se comprometió con Ricardo Anaya (y todos lo vimos en una foto el primero de mayo jurándole amor eterno a Ricardo Anaya), sin embargo, ahora resulta que pactó con Ricardo Monreal en el Hotel “Las Palomas” para apoyar con todo su ejército de votantes a favor de Andrés Manuel López Obrador; entonces, con quien se va a ir?, porque bien dice el dicho: “Quien sirve a tres amos, con dos queda muy mal”. Lo más grave de la política “acomodaticia” de los Echevarría, es que al pueblo de Nayarit le puede ir muy mal, ya que si llegara a perder el candidato del PRI, José Antonio Mead, todos los nayaritas, incluyendo a la Familia Echevarría, tendremos que enfrentar la furia del Presidente, Peña Nieto, ya que después de las elecciones, le quedarán todavía cinco meses para “vengarse” de los Echevarría antes de entregar el poder a su sucesor.