Por Jaime Luis Brito

CUERNAVACA, Mor. (apro).- El exgobernador Graco Ramírez y los diputados de la pasada legislatura intentaron “reventar” el proceso electoral del 1 de julio al verse perdidos con los resultados que finalmente hundieron al PRD y dieron el triunfo a Cuauhtémoc Blanco, denunció el expresidente del Tribunal Electoral de Morelos, Francisco Hurtado Delgado.
Antes de pasar la estafeta a Carlos Alberto Puig Hernández, explicó que luego de advertir que el Tribunal actuaría con transparencia en el proceso electoral, comenzaron a recibir presiones políticas y de grupos de interés encabezados por Ramírez.
“Con el paso del tiempo se confirmó lo que mis amigos me habían advertido. El primer embate de presión provino del Congreso local, de la 53 Legislatura (que concluyó el 31 de agosto pasado), y luego del Ejecutivo, quienes decidieron aplicar una reducción significativa a nuestro presupuesto de 41.5 millones de pesos, asignando sólo 18 millones de pesos, sin ninguna justificación.
“El mensaje era claro: debilitar a nuestra institución y poner en riesgo la impartición de justicia y el proceso electoral. Nos defendimos con la vía del derecho e interpusimos sendos juicios para proteger la independencia y autonomía del Tribunal”, reveló Hurtado.
Luego, dijo, vinieron otras presiones, por ejemplo, se ordenó –como en el caso de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) al denunciar la existencia de fosas clandestinas de la propia fiscalía en 2015-2016– una auditoría a las finanzas del Tribunal Electoral en pleno proceso comicial, y “no se pudo comprobar que hubiera irregularidades. Nuestras finanzas estaban y están en orden y sólo fue posible que emitieran una serie de recomendaciones sin fondo, las cuales quedaron justificadas y aclaradas” el 23 de agosto de este año.
Añadió: “El proceso electoral que acabamos de vivir nos ha dado la lección más importante de nuestra vida política. Nuestras instituciones son más fuertes y nuestra democracia ha resultado vigorosa y madura”.
Y explicó que, al defenderse en los tribunales federales ante el intento de intromisión de parte del Ejecutivo local, se logró sentar jurisprudencia en el sentido de que ningún poder puede interferir en los órganos autónomos.
En el evento donde Puig Hernández rindió protesta como nuevo presidente del Tribunal Electoral de Morelos se encontraba el actual presidente del PRD y exsecretario de Gobierno de Graco Ramírez, Matías Quiroz Medina, pero no quiso responder a las preguntas de los medios de comunicación en relación con las denuncias realizadas por el magistrado Francisco Hurtado.
“Sin duda la fortaleza de las instituciones se encuentra en sus hombres, en la propia institución. Celebro mucho que el actual magistrado haya hecho un trabajo digno, responsable y de cara a toda la sociedad y que todos los morelenses nos debemos de congratular. El planteamiento que hizo el presidente queda ahí y desde luego que quedará en la evaluación de toda la sociedad. Lo importante, en este caso, son los resultados electorales, que dejan un bono democrático muy claro y transparente”, dijo mientras se retiraba del lugar.