EL INÚTIL DE NACHITO PEÑA

Un estudiante del nivel Maestría de la UAN, de un posgrado que es parte del padrón de posgrados del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, se dio de baja del programa. En una carta que circula en las redes sociales da cuenta de ello. Es una muestra más de la incompetencia de Nachito Peña quien ha demostrado hasta el tuétano de que es un inútil al frente de la institución. Dice así.
“Les escribo para decirles que después de varios meses de duro pero agradable trabajo de maestría en esta escuela, tengo la intención de abandonar los estudios de maestría a partir de este día.
Mientras que podría dar una multitud de razones para abandonar mis estudios de posgrado, algunos más concretos, otros más abstractos. La motivación esencial surge de mi conclusión personal. El alumno es lo que menos importa en esta Universidad, no importa las condiciones sociales, económicas y hasta de infraestructura ya que tomamos clases en un salón que se está desmoronando. Tal parece que no les interesa cuidar a los alumnos dentro de un programa acreditado y de “calidad”.
Estoy perdiendo la fe en el mundo académico de hoy como algo que trae un beneficio positivo para el mundo o para las sociedades en las que vivimos. En cambio, estoy empezando a pensar en él como una gran aspiradora de dinero que se lleva subvenciones y escupe resultados nebulosos, impulsada por personas cuya principal preocupación no es avanzar en el conocimiento y lograr un cambio positivo, aunque pueden hablar de tales cosas, sino agrandar su currículum y mantener sus posiciones académicas.
Es una verdadera lástima, que los alumnos tengamos que dividir nuestro tiempo de estudio para estar buscando a las autoridades de esta institución para que hagan su trabajo y solucionen el problema con Conacyt. No hay respuestas claras, sin embargo siempre hay apatía ante tal situación, esperar, esperar y esperar es la respuesta favorita cuando se cuestiona, ¿qué está pasando?.
A los doctores, muchas gracias por compartir su conocimiento, sus palabras entraron en mi mente, han logrado una revolución y generado movimiento en mi ser, podría ir contra todo y aceptar las reglas, pero jamás podría ir contra mí mismo y con lo que creo.
Voy a terminar diciendo, que yo no tengo la solución a estas cosas. Dejar mi maestría no es una solución. Es una decisión personal, y no impulso a otras personas hacer lo mismo. Lo que si quiero fomentar es un tipo de conciencia y responsabilidad. Pienso que hay muchos de nosotros, ciertamente de mi generación, a quienes nos gustaría ver a la academia como un sinónimo de ciencia. Hubo un tiempo en el que pensé que me sentiría orgulloso de poner Maestro antes de mi nombre, desafortunadamente esto ya no es así. Sin embargo, nada puede quitarme el conocimiento que he ganado durante este tiempo y por eso, estaré enternamente agradecido.”””””
Por supuesto, después de lo publicado por el estudiante, hubo quienes fueron más duros en las críticas pero también hubo una tibia defensa de otros quienes pretendieron justificar la situación bajo el argumento de que es un problema nacional. Pero, independientemente de las diversas posiciones respecto del caso, lo importante es comentar las afirmaciones del estudiante, algunas que por supuesto son expresiones de la crisis financiera y del manejo mafioso de la universidad de parte de Nachito Peña.
Fíjense una primera afirmación: “El alumno es lo que menos importa en esta Universidad” ¿No sé si mis escasos lectores dimensionan la gravedad de esta afirmación. Pero lo que interpreto de su dicho es que nos dice que la Universidad no está cumpliendo su papel de ser forjadora del capital humano que necesita Nayarit y México. Si los alumnos no son los que importan, ¿Entonces qué es lo que importa en la UAN? Pero luego sigue diciendo: “no importa las condiciones sociales, económicas y hasta de infraestructura ya que tomamos clases en un salón que se está desmoronando”. ¿Se imaginan lo grave de esta afirmación? En los comentarios que hice en las redes sociales señalé que no era posible que mientras de manera ilegal le dan casi cinco millones de pesos a Aaron Noel Verduzco Beltrán, líder de la FEUAN como gastos a comprobar (lo cual es un delito de desvío de recursos), al estudiante no le pudieron apoyar con una beca para estar dentro del programa y capacitarlo a fin de que luego rinda sus frutos para Nayarit, mejor le dan dinero a un líder estudiantil como gastos a comprobar. ¡¡Ese es Nachito Peña!! Usa el dinero del pueblo destinado a la educación para otros fines que no son la formación de los jóvenes. Lo lamentable es que haya académicos que no levanten la voz y sigan en su zona de confort ante tamañas decisiones rectorales. Esas son las expresiones de la corrupción universitaria que aflora en diversos aspectos de la vida institucional.
PD.¿Y el gobierno a cargo de Toño Echevarría García? Ya es tiempo que pare los altos niveles de corrupción en la UAN, pero se me hace que le tiemblan las corvas o no lo hace porque sus aliados son los corruptos. Espero y actúe y su gobierno no sea como la “caca del perico”: Ni huele ni hiede. Disfruten su fin de semana!!!

Compartir
Artículo anteriorZacualpan de fiesta
Artículo siguienteMis Archivos