VOY CON AMLO, IVIDELIZA Y NAVARRO

Aunque el voto es libre y secreto, de todas maneras, les quiero compartir a mis escasos lectores en número de cuatro, mi decisión de cómo votar en este proceso electoral. Y se los quiero compartir en el entendido de que los invito a votar en el mismo sentido.
Desde luego, al igual que muchos ciudadanos, yo no creo en cómo están los partidos políticos ahorita. Los que los tienen secuestrados, los han enlodado mucho. Nuestras instituciones políticas, para tener nuevamente credibilidad entre los electores, van a tener que limpiarse del lodazal en que están metidas, al igual que muchas instituciones de nuestro país. Desde luego, eso es parte del trabajo que va a tener AMLO una vez que sea presidente.
Mis razones para apoyar a AMLO ya las he escrito en otras columnas, no tiene caso repetir lo mismo. De igual manera ya escribí en otras columnas mi apoyo a IVIDELIZA. En un contexto de nula credibilidad de los partidos políticos y los políticos mismos, no me queda otra más que escoger de lo que hay. Prefiero votar a no votar. Y hacerlo en función de los candidatos y no en función del partido político o coalición que representan. Por eso, creo que, dentro de lo que tenemos de alternativas, la opción menos mala es la que hoy escogí. Por eso votaré de manera diferenciada.
Sólo de las opciones al senado de la república no había escrito. Hoy lo haré. Y de las opciones que tenemos, desde luego, descarto de manera inmediata la del PRI. NO se pueden olvidar los agravios que ese partido le ha hecho al pueblo de México. Así que sólo quedan dos opciones. La de Gloria Núñez con mi Judas preferido Acosta Naranjo y la de Cora Cecilia con Navarro Quintero. Pero como en ambas fórmulas van dos del PRI, no me queda otra más que reducir mi decisión entre mi Judas preferido Acosta Naranjo y Navarro Quintero. Les soy sincero, ya no me gusta ninguno de los dos para votar por ellos, pero tengo que escoger porque, itero, prefiero votar a no votar. Y lo haré por Navarro.
Por supuesto, no voy a criticar a mi Judas a pesar de que nos invente que tiene camionetas sin cajuela para darle fuero a narco políticos, o porque tenga secuestrado al PRD, o que reniegue de haber firmado el pacto por México que hoy nos tiene a los mexicanos en la lona, o que pida “moches” en la bajada de recursos para las obras, o que sea socio político de la corrupta mafia universitaria lidereada por el “Pelón” Luis Manuel Hernández Escobedo, o que haya traicionado a los Nayaritas por no haber declinado a favor de Martha Elena García y con eso haber apoyado a Roberto Sandoval para que nos gobernara en fin, no voy a criticar a mi Judas preferido Acosta Naranjo a pesar de haber tela de donde cortar.
Más bien, deseo transmitirles a mis cuatro lectores que, de lo que hay, esa opción es la menos mala. Como yo la veo, una vez quedando AMLO de presidente, Navarro se va a convertir en pieza clave para Nayarit. Esa pieza no podrá ser el gobernador ni mi Judas preferido Acosta Naranjo porque son de otro corral, son gente que no tiene buenas relaciones con AMLO. Claro está, quien puede recomponer un poco su relación es el gobernador del estado a través del apoyo de su padre, pero mi Judas preferido Naranjo no creo que la recomponga en caso de ser Senador simple y sencillamente porque ha vendido varias veces a AMLO, la más cruel fue cuando lo vendió con Calderón a cambio de que éste lo apoyara para su candidatura a la gubernatura de Nayarit, tal como lo hizo cuando le abrió los fondos federales para que mi Judas Naranjo se sintiera como un tempranero Santa Claus en Nayarit, repartiendo millones y millones de pesos o regalando maquinaria.
Es conveniencia política como ciudadano lo que me orilla a apoyar a Navarro. Y no es que le tenga fobia a mi Judas preferido. Para nada. Sólo veo que es conveniente para Nayarit que Navarro quede de senador, porque, chueco o derecho, y vayan ustedes a saber las razones de la terquedad de sostener a Navarro de parte de AMLO, la relación entre ambos es fluida y, bajo esa perspectiva, Navarro se convierte automáticamente en pieza clave para Nayarit. Así que, a mis escasos lectores en número de cuatro, les invito a apoyar a Navarro para la senaduría. Sus adversarios le han hecho mucha grilla. Lo vinculan con Veytia, lo vinculan con Sandoval, como si mi Judas preferido Naranjo con su traición al no declinar, no los hubiera hecho ganar a ellos. Mi Judas preferido traicionó al pueblo de Nayarit y por eso tuvimos que soportar a Veytia y a Roberto Sandoval.
En el caso de la diputación, si en MORENA hubieran puesto algún otro candidato en lugar de la hermosa y carismática muchacha Geraldine, a lo mejor votaba por esa otra opción, pero la verdad es que no convence ni a mi ni a muchos liderazgos que he consultado en ese terreno. Pero las cosas están así por eso mi decisión es apoyar a Ivideliza en el caso del segundo distrito electoral correspondiente a Tepic.
PD. Mis asesores de cabecera Walter Marcado y Madam Zasú y mi oráculo personal, me han dicho que, nuevamente, Anaya balconeará a Navarro en el debate presidencial, tal como lo han balconeado en los medios nacionales o como la grilleríl denuncia penal que le han interpuesto. Y el origen de dicha grilla viene de con mi Judas Preferido. Son patadas de ahogado.