NACHO PEÑA: GOBERNADOR RAJÓN

Ayer fue inicio de labores en la Universidad Autónoma de Nayarit. Los integrantes del STUAN habíamos decidido expresarnos dentro del campus universitario, pero decidimos conocer de viva voz lo que el rector informaría en la explanada de la rectoría. Nos quedamos a escucharlo a él y una parte de lo expresado por el corruptazo de altos decibeles y líder del SETUAN, el “pelón” Hernández Escobedo.
Lo primero que sorprendió es la postura del rector de decirle rajón al gobernador, pero, con otras palabras: “que nos cumpla lo que nos prometió”, eso fue lo que públicamente señaló. Lo que coloquialmente entendemos ante ese reclamo es que le está diciendo rajón o mentiroso, una de las dos, pero, sea cual fuere, representa una soberana torpeza política por decirlo de bonita manera. ¿En qué cabeza cabe iniciar una confrontación con el gobernador del estado cuando se está hincado, sin capacidad de gestión en el estado y en la federación? ¿No representa una soberana torpeza política agredir públicamente a quien le puede ayudar a sacar adelante a la Universidad?
Los universitarios no queremos un rector rijoso y peleonero, queremos un rector con capacidad para resolver el problema financiero, capacidad que a todas luces está lejos de demostrar el rector Nacho Peña con tamañas posturas que implican jugar con nuestros intereses laborales de manera irresponsable. Pero luego también destaca su postura de pelearse con el gobierno federal, al grado de lanzarse el bloff de decir que si no nos pagaban la quincena se lanzaba a un paro de labores, situación que sabemos no pasará porque le federación cumple con la entrega de los presupuestos aprobados por el congreso de la unión en tiempo y forma. Todo en aras de que le aplaudiéramos y le diéramos las gracias porque nos pagaría la quincena, pero el aguinaldo no. ¡Y hubo quien aún le aplaudió!
Otra de sus posturas fue que no paga porque le federación no le quiere dar dinero. ¿Y cómo le va a dar dinero si se dedica a traficar con las plazas metiendo a “juan cuerdas y mangas mochas” por compromisos políticos y sin criterios académicos y legales? Los convenios de financiamiento firmados por la federación, el estado y la universidad son bien claros: cualquier movimiento de plazas tiene que ser autorizado por el gobierno federal y el estatal. Ello es justificable porque de ahí sale el dinero para pagarles. Pero al “pelón” Hernández Escobedo del SETUAN, a los diferentes líderes del SPAUAN y a la FEUAN, eso les ha valido un soberano cacahuate, han infestado las nóminas por compromisos políticos para mantener un clima interno de control político de la institución y, después de que hacen ese trafique (corrupción), al margen de lo firmado en el convenio, pegan de gritos y ahora dicen “¡reconóceme la plantilla!”, lo que en otros términos significa “¡Reconóceme la corrupción!”. O sea, pues, para las mafias universitarias no hay corrupción, el problema es el gobierno federal.
En fin, la postura del rector Nacho Peña en contra del gobernador, a pesar de que representa una torpeza política porque se le disminuyen las posibilidades de conseguir recursos, no tiene nada de infantil. Como lo dije en otra trinchera, traen toda una estrategia de minimizar al gobernador para que no tenga capacidad de influencia en la sucesión a gobernador del estado. Desde la Universidad y desde el ayuntamiento realizarán esa estrategia política para apoderarse del gobierno estatal.
Lo anterior lo fundamenté primero con la farsa del atentado con el “pelón” Hernández Escobedo. Pero ahora lo corroboro con la postura del Rector Nacho Peña quien se lanza a los brazos de la corrupción representada por el anciano dirigente del SETUAN quien está en plena confrontación con el gobernador Echevarría pues resulta que, en las afueras de la propia Universidad, ya puso un espectacular publicitario en donde le dice al gobernador Echevarría que se ponga a trabajar. O sea, en lugar de andarle exigiendo a Nacho Peña que pague, se anda dedicando a golpear al gobernador Echevarría. Y esa estrategia, tal como lo dije en esa otra trinchera, la realizarán desde la Universidad y el ayuntamiento, esas serán sus plataformas políticas para disminuir la capacidad de influencia del gobernador Echevarría en la sucesión gubernamental. ¿Quieren una prueba de ello? Esa prueba nos la dieron el día de ayer con la presencia de agentes policiacos del ayuntamiento capitalino dentro del campus universitario y en las afueras que colindan con las bardas universitarias. ¿Qué hacia la policía municipal en la Universidad? ¿Y la autonomía? Las mafias universitarias no se desgarraron las vestiduras por la presencia de la policía en las instalaciones universitarias. O sea, no les basta usar a algunos trabajadores vigilantes como porros a su servicio, aprovechándose de su necesidad de trabajar, para realizar actos de intimidación a todos aquellos que nos expresamos contra la corrupción imperante en el seno de la institución, sino que ahora, seguramente con el aval de mi amigo Castellón Fonseca quien es parte de esa mafia universitaria ligada el “pelón” Hernández Escobedo, usan a los agentes de la policía municipal. ¡Increíble! ¡Esos son los de izquierda y demócratas universitarios! En otros tiempos pegaron el grito en el cielo por las bardas y la presencia de policías, ahora las usan.

PD. ¿Y los operadores políticos del gobierno del estado donde andan? Les golpean al jefe y nadie dice “esta boca es mía”, muchos menos actúan.