Ante el constante arribo de migrantes a la frontera entre México y Estados Unidos, el presidente Trump autorizó a los soldados usar ‘fuerza letal’ para proteger a los agentes

WASHINGTON

El presidente Donald Trump ha autorizado a las tropas de Estados Unidos el uso de ‘fuerza letal’ en la frontera con México, ante la llegada de cientos de inmigrantes centroamericanos.

Trump ataca a líder de Corte; si no aplican la ley en frontera habrá caos
A través de un memorándum, Trump dio visto bueno para mostrar o hacer uso de “la fuerza (incluyendo fuerza letal donde sea necesario), control de las masas, detenciones temporales y búsquedas rápidas” para proteger a los agentes fronterizos, aunque indicó que espera que no sea necesario.

La autorización del presidente asegura que el Departamento de Defensa puede actuar para proteger a aquellos que nos protegen”, dijo un portavoz de la Casa Blanca, Hogan Gidley.

Hasta ahora, los cerca de 5 mil 900 militares desplegados en la frontera con México solo podían usar la fuerza contra los inmigrantes en defensa propia, pero la autorización de Trump abre la puerta a que puedan emplearla “si fuera necesario” para “proteger” a agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Trump insistió hoy en que hay cientos de sujetos “malos” y “duros” en las caravanas de inmigrantes que tratan de llegar a EE.UU. y advirtió de que puede cerrar la frontera con México si desde el otro lado “no hay control”, una medida, según dijo, ya se ha aplicado en estos días.

Previamente, Trump amenazó con cerrar ‘toda la frontera’ con México, incluyendo los intercambios comerciales, si la situación migratoria se sale de control.

Si se llega a un nivel en el que perdemos el control o personas pueden resultar heridas, cerraremos el ingreso al país por un período de tiempo”, declaró a la prensa estadounidense.

Me refiero a toda la frontera. México no podrá vender sus automóviles a Estados Unidos”, agregó.

Trump ya había amenazado a mediados de octubre, en plena campaña para las elecciones de medio mandato, con impedir que la caravana de migrantes centroamericanos ingrese a su país si México no era “capaz” de detener el “asalto”.