La portavoz de la Casa Blanca anuncio la contratación del veterano abogado Emmet T. Flood

WASHINGTON.

El presidente estadunidense, Donald Trump, contrató este miércoles a un abogado que representó a Bill Clinton en su juicio político de 1998, con el objetivo de ser más “agresivo” en su respuesta a la investigación sobre Rusia del fiscal especial Robert Mueller, quien quiere interrogar al mandatario.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, anunció en un comunicado la contratación del veterano abogado Emmet T. Flood, quien fue uno de los representantes de Clinton en el juicio político al que el presidente demócrata fue sometido en el Congreso tras mentir sobre su relación con la becaria Monica Lewinsky.

Emmet Flood se unirá al equipo de la Casa Blanca para representar al presidente y su Gobierno contra la caza de brujas de Rusia”, dijo Sanders, en una alusión despectiva a la investigación que encabeza el fiscal especial Robert Mueller.

Flood sustituirá a Ty Cobb, un abogado que llegó el verano pasado a la Casa Blanca con el objetivo de encargarse desde allí de lo relacionado con la investigación del fiscal especial Mueller sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016.

Ty Cobb, un amigo del presidente que ha hecho un trabajo excelente, se retirará al final de este mes”, agregó Sanders.

El trabajo de Cobb se centró en la producción de documentos para la investigación de Mueller, mientras un abogado externo a la Casa Blanca, John Dowd, dirigía un equipo legal que llevaba casi todo el peso de la respuesta de Trump y su entorno a la pesquisa rusa.

Dowd abandonó su cargo en marzo por diferencias estratégicas con el presidente, entre ellas la insistencia de Trump en permitir que Mueller le interrogara, y fue reemplazado en abril por el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, que se ha mostrado abierto a programar ese encuentro entre el fiscal especial y el presidente.

En una entrevista hoy con el diario The Washington Post, Giuliani dijo que la salida de Cobb forma parte de un intento de adoptar una estrategia legal “más agresiva” en un momento en el que Mueller está tratando de interrogar a Trump.

Jay (Sekulow, otro abogado de Trump) sintió que necesitábamos a alguien más agresivo” que Ty Cobb, dijo Giuliani, que no confirmó si han decidido contratar a Flood.

Giuliani aseguró que planean presionar a Mueller para que demuestre qué pruebas tiene hasta ahora en la investigación y que limite las preguntas que quiere hacer a Trump, que se filtraron esta semana a la prensa y son 49.

Hay gente que ha hablado de una posible entrevista de 12 horas. Eso no va a pasar, se lo garantizo. Serán, como máximo, dos o tres horas con un grupo limitado de preguntas”, indicó Giuliani.

Según el Times y el Post, se espera que Flood adopte una postura más dura ante la investigación rusa que Cobb, que presionó a Trump para que se mostrara más cooperativo con Mueller.

Flood fue uno de los abogados de Clinton en su juicio político de 1998, un proceso de destitución conocido en inglés como “impeachment” del que el entonces presidente demócrata salió victorioso tras un voto a su favor en el Senado.