* Expresó su decepción por la designación de Miguel Díaz-Canel como el nuevo presidente de Cuba

Por J. Jesús Esquivel

WASHINGTON (apro).- Por medio de una breve declaración por escrito, HeatherNauert, la portavoz del Departamento de Estado, estableció que la designación de Díaz-Canel Bermúdez por parte de la Asamblea Nacional de Cuba, es un acto que corrobora la ausencia de principios democráticos en la isla.
“Los ciudadanos cubanos carecen de poder real para incidir en el resultado de este proceso de transición no democrático”, subrayó la vocera del departamento encargado de las relaciones internacionales en el gobierno de Trump.
La Asamblea Nacional cubana nombró a Díaz-Canel Bermúdez como el reemplazo del saliente mandatario cubano Raúl Castro, que se mantendrá como el jefe del partido socialista en la isla.
“Manifestamos nuestra decepción ante la decisión del gobierno cubano de silenciar a las voces independientes y mantener su monopolio represivo del poder, en vez de permitir que su pueblo tenga una opción significativa a través de elecciones libres, justas y competitivas”, subrayó la vocera del Departamento de Estado.
El gobierno de Trump anotó que Díaz-Canel Bermúdez debería adoptar medidas concretas para mejorar la vida del pueblo cubano, dar garantías de respeto a los derechos humanos, abrir los espacios a la libertad política y económica, al tiempo de ponerle fin a la represión.
“Instamos al nuevo presidente a escuchar y responder los reclamos de los ciudadanos cubanos por una Cuba más próspera, libre y democrática”, remató Nauert.
Por su parte, el propio presidente de Estados Unidos, quien se encuentra en Florida, declaro está mañana: “Amamos Cuba y nos estamos haciendo cargo de Cuba”.