El presidente de EE.UU. Donald Trump instó a castigar con la pena capital a los autores de asesinatos en masa y crímenes de odio, al referirse en un discurso pronunciado hoy en la Casa Blanca a los dos tiroteos, en Dayton (Ohio) y El Paso (Texas), que estremecieron al país en menos de 24 horas, informa Reuters.

El mandatario destacó, además, que Internet y las redes sociales han ayudado a la radicalización de la gente y a la proliferación de crímenes de odio.

“Nuestra nación debe condenar al unísono el racismo, la intolerancia y el supremacismo blanco”, expresó Trump, añadiendo  ―en relación a las recientes masacres― que “estas ideologías siniestras deben ser vencidas”, ya que “el odio no tiene lugar en EE.UU.”.

El inquilino de la Casa Blanca prometió que su Administración trabajará a la par con las plataformas de medios sociales para ayudar a identificar las “banderas rojas”, es decir, señales de alerta, que sugieran que un individuo puede ser peligroso, e instó, además, a los desarrolladores de los videojuegos a combatir la cultura que “celebra la violencia”.

“El cambio cultural es difícil, pero cada uno de nosotros puede elegir construir una cultura que celebra el valor y la dignidad inherentes a cada vida humana”, manifestó Trump.