* Para detener a indocumentados

POR J. JESÚS ESQUIVEL
WASHINGTON (apro).- El presidente Donald Trump anunció este martes que militarizará la frontera con México para contener el flujo de inmigrantes indocumentados, por lo menos hasta que se construya el muro que pretende edificar en la línea limítrofe.
“Vamos a resguardar nuestra frontera con militares. Será un gran paso”, declaró en la Casa Blanca, durante una sesión de fotografías con presidentes de tres naciones bálticas, en el Salón del Gabinete.
“Estamos preparando a nuestros militares para que aseguren la frontera entre México y Estados Unidos. Tendremos dentro de poco una reunión con el general (Jim) Mattis y todos los demás, y creo que es algo que tenemos que hacer”, agregó posteriormente en una conferencia de prensa conjunta con los mandatarios bálticos.
Según el presidente estadunidense, cambiará las estrategias que siguen los agentes federales en la frontera sur de su país para evitar el ingreso de indocumentados.
“He estado hablando con el general Mattis, secretario de Defensa, sobre las cosas que haremos militarmente hasta que tengamos el muro y seguridad apropiada. Vamos a resguardar la frontera con militares”, apuntó.
Y aprovechó el encuentro con los líderes bálticos y la breve sesión con reporteros para machacar sobre su amenaza al gobierno de Enrique Peña Nieto de sacar a Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), si las autoridades mexicanas no contienen el flujo de inmigrantes centroamericanos y en especial a la caravana de hondureños que ahora viaja a la frontera norte mexicana.
Tras señalar que su proyecto de militarización fronteriza es “un gran paso”, Trump destacó que junto con México realizará acciones migratorias, pero si el gobierno de Peña Nieto no actúa conforme a los intereses de Estados Unidos, recalcó, habrá consecuencias comerciales.
“Lo tendrá que hacer, de lo contrario no haré un acuerdo con el TLCAN. Este tratado ha sido fantástico para México y malo para Estados Unidos”, sostuvo, y puso como ejemplo la fuga de empresas a territorio mexicano.
“Le he dicho a México en los términos más fuertes posibles que tiene que hacer algo sobre estas caravanas que vienen para acá. Acabo de enterarme que la caravana de Honduras que viene por la mitad del territorio mexicano se está disolviendo rápidamente, y es porque México tiene leyes migratorias fuertes como las que deberíamos tener”.
Luego, Trump culpó al expresidente Barack Obama y a los demócratas del Congreso de provocar la crisis migratoria en la frontera, porque fueron ellos –abundó– quienes instrumentaron leyes endebles.
“Tenemos leyes migratorias de las que se burla todo mundo, tienen que cambiar, necesitamos el muro, la protección, y tenemos que modificar nuestras leyes de inmigración en la frontera y en otros lados”, agregó.
El despliegue de tropas del Pentágono en la frontera con México sería un quiebre radical en la política migratoria de Estados Unidos. Y es que, por años, en el Congreso federal estadunidense han fracasado los proyectos de ley destinados a militarizar la región limítrofe.
Sólo en ocasiones esporádicas y específicas la Casa Blanca ha enviado a la Guardia Nacional a la frontera con México, pero para respaldar a los agentes de la Patrulla Fronteriza en el uso de tecnologías o para construir los cercos de acero existentes en zonas determinadas.