* Los destinos más socorridos fueron los que más sucios quedaron, reconoce delegado de SEMARNAT

Por Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit; Lunes 2 de Abril de 2018.- Miles de toneladas de basura dejaron los turistas que arribaron a los destinos de sol y playa de Nayarit durante el periodo vacacional de Semana Santa.
Las playas que mayor turismo tuvieron son las que más sucias quedaron, sostuvo el delegado de Semanart, Roberto Rodríguez Medrano.
El top 5 de las playas más cochinas, lo encabeza Carreyeros en Litibú y le sigue: Guayabitos, Matanchén, Los Ayala y Novillero, lo que representa un problema serio para los Ayuntamientos porque son muchas toneladas de basura en una sola semana.
En el caso de Carreyeros en Litubú, los turistas acamparon en una zona prohibida pero además instalaron letrinas que descargaban sobre la misma arena y ahí llegó PROFEPA con el apoyo de la policía estatal pero aún así, la gente no respetó.
“Tienen derechos pero también la obligación de cuidar el entorno”
Rodríguez Medrano calificó de “terrible”, el comportamiento de un buen número de turistas que no valoraron el esfuerzo de las 3 instancias de gobierno para entregar a los bañistas playas limpias
“El turista llega, disfruta pero hay un serio problema cultural con el tema de residuos. La gente sigue dejando todo tipo de residuos, no sólo plástico y vidrio -que es peligroso para los vacacionistas -sino también residuos orgánicos”.
De poco o nada sirvieron las brigadas extras contratadas por las autoridades municipales para la limpieza, ni los esfuerzos de organizaciones sociales como ProSayulita que se las ingeniaron con un concurso para premiar a quienes llevaran bolsa llenas de basura.
“Considero que no se tendría que llegar a esos extremos, debería cada turista tener respeto por el espacio que está disfrutando y dejarlo mínimo en las condiciones en que la encontró”.
Rodríguez Medrano, explicó que la gente pone miles de pretextos como el bajo número de botes de basura en la playa, pero bien que pudieron poner sus desechos en una bolsita y llevársela para tirarla en su destino final.
“Si nos entristece un poquito porque se hizo un esfuerzo muy grande y económico para que no haya el más mínimo respeto por la mayoría porque hubo mucha gente que sí lo hace”.
Posterior al periodo vacacional vendrán a certificar la limpieza de las playas en el estado, lo que significará un doble esfuerzo para volverlas a dejar en buenas condiciones. Aunque de poco sirve tener una certificación y eso que el gobierno del estado le invierte muchos recursos para lograr dicha certificación si quien viene a disfrutarlas, no ayuda a conservarlas, finalizó el funcionario.