Trinchera Universitaria

Bueno ya es de plano el colmo. Las autoridades universitarias personificadas en el rector Nacho Peña, resulta que ahora no han pagado las cuotas a la empresa aseguradora, razón por la cual, todos los trabajadores académicos y administrativos no tienen seguro de vida. Definitivamente Nacho Peña es todo un inútil al frente de la institución. Tal parece que tienen desde septiembre que no se cubre a la empresa aseguradora para el caso de los académicos y desde diciembre para el caso de los trabajadores administrativos.
Dos compañeras trabajadoras administrativas de nuestro sindicato acaban de fallecer y pues resulta que la compañía aseguradora nos señaló que no pueden pagar el seguro de vida porque no les han pagado a ellos. ¿Qué dicen los contratos colectivos de trabajo en ese rubro? Para el caso de los trabajadores administrativos, independientemente de otras prestaciones a las que se tiene derecho para los beneficiarios, la cláusula que establece dicho beneficio, que es la 80, dice textualmente así: “La Universidad se obliga a entregar en pagos semestrales al Sindicato, el costo de la prima del seguro de vida contratado para los trabajadores a su servicio que comprenderá como sumas aseguradas las siguientes: Por muerte natural doscientos mil pesos; Por muerte accidental cuatrocientos mil pesos; Por muerte Colectiva cuatrocientos mil pesos”.
Como se puede apreciar aquí los responsables del no pago son dos: O es Nacho Peña como representante de la Universidad quien no le haya entregado el dinero correspondiente al “pelón” como titular del Sindicato, o es el propio “pelón” Hernández Escobedo a quien le entregaron la prima para el pago correspondiente a la aseguradora y éste no lo entregó. Sea cual fuere, para el trabajador es la misma, no les pagan a los beneficiarios lo correspondiente al seguro de vida. Es importante saber de quién es la responsabilidad porque seguramente los abogados pueden configurar algún delito.
Para el caso de los académicos, la cláusula contractual que establece el beneficio del seguro de vida dice así: “La Universidad se obliga a entregar al Sindicato, en cuatro partidas trimestrales, el monto financiero correspondiente al costo del seguro de vida colectivo, contratado para los trabajadores académicos, que comprenderá como sumas garantizadas las pactadas en las pólizas de seguro de vida entre el sindicato, la UAN y la aseguradora que brindará el servicio. En caso de que la Universidad no cubra oportunamente el pago de la prima por seguro de vida, pagará el monto financiero correspondiente a los beneficiarios del trabajador fallecido”. Como puede observarse, la cláusula no establece los montos del seguro. ¿Por qué no se es claro en esa cláusula? Se rumora que hay pólizas diferenciadas y privilegios para algunos, además, puede existir la posibilidad de que oculten la información porque la aseguradora les regresa una parte de la prima o hacen algún negocito y no quieren que se sepa. Pero, de igual manera, aquí también sólo hay dos responsables del no pago: O es Carlitos Muñoz dirigente del SPAUAN a quien existe la posibilidad de que le hayan entregado el dinero para el pago de la prima a la empresa, o es Nachito Peña que no ha pagado.
Al no pago de las primas de seguro de vida, se suman todo el rosario de pagos que no puede hacer Nacho Peña, como los pagos al seguro social, razón por la cual tampoco tenemos derecho al FONACOT, aunque, o no tenemos crédito en el infonavit o de plano ya nos quieren rematar nuestras casas porque la UAN nos quita los correspondiente al infonavit y luego no lo entrega. Otras expresiones de esa crisis son lo que pasa con el tema del aguinaldo que aún nos deben o los servicios médicos universitarios en donde nos tienen como trabajadores de segunda y tercera categoría, en fin, estos son los resultados de la crisis financiera universitaria que seguirá quien sabe hasta cuándo porque tenemos un rector inútil que ha mostrado una total incompetencia para estar al frente de la institución y, si a eso le sumamos que ya mejor se recargó con los saqueadores y corruptos de la UAN entonces la expectativa de salir de esa crisis no tiene una definición muy clara.
Desde aquí le aviso al rector Nacho Peña que les pague lo del seguro de vida a los beneficiarios de nuestras dos compañeras fallecidas Teresa Espinosa Chapela y Pilar Esperanza M. Salazar. Ese derecho se lo vamos a ir a exigir directamente en sus oficinas para que no le cause extrañeza cuando nos vea a los integrantes del STUAN exigiendo lo que por derecho nos corresponde pero que Nacho Peña regatea como si le anduviéramos pidiendo limosna o como si el dinero universitario fuera de su propiedad.
PD. El boquete de la crisis financiera universitaria se hará más grande en la medida en que la autoridad universitaria sólo estire la mano al gobierno estatal y federal para pedir más dinero sin sanear internamente o debido a sus nulas relaciones políticas en el plano nacional o en el mundo empresarial. No sirve Nacho para estar al frente de la rectoría. Si a todo su pobre perfil le sumamos la soberbia que lo caracteriza, entonces vamos a tener menos claridad para salir del hoyo…. Nuestras compañeras fallecidas, que dios las tenga en su gloria. En paz descansen.