POR LA REDACCIÓN ,
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Francesco Russo, hijo de unos de los tres italianos desaparecidos en México, aseguró que sus familiares fueron vendidos al crimen “por 43 euros” (unos mil pesos).
“Es algo monstruoso e indignante”, dijo en entrevista con la emisora italiana RAI1.
Asimismo, reiteró que los tres desaparecidos no son parte de la delincuencia organizada, como sí lo son quienes se llevaron a sus familiares, ellos “sí son criminales, no mi hermano, ni mi padre, ni mi primo”.
Russo dijo que teme por la vida de Antonio y Raffaele Russo y Vincenzo Cimmino, originarios de Nápoles, sur de Italia, quienes desaparecieron el 31 de enero pasado en el municipio de Tecalitlán, Jalisco.